Carrito  

Sin producto

Transporte 0,00 €
Total 0,00 €

Newsletter

Latest Posts

view all

Las fórmulas que drenan y precipitan 泻下剂 Xiè xià jì

0 Comment
2022-05-23 15:16:16
 

Las fórmulas que drenan y precipitan

泻下剂

Xiè xià jì

 

 

 

Eduard Genís Sol, mayo del 2022


También se conocen como fórmulas de ataque interno (攻里剂, Gōng lǐ jì). Su objetivo es el de atacar y expulsar la plenitud del interior. Estas fórmulas responden al método de la precipitación (下法, Xià fǎ) y sus efectos son los de desbloquear el intestino grueso, expulsar la acumulación de materia fecal, evacuar el calor, las acumulaciones frías y las de líquidos patológicos. Se clasifican en cinco subgrupos, en función de sus acciones principales: fórmulas precipitantes frías (寒下剂, Hán xià jì), fórmulas precipitantes tibias (温下剂, Wēn xià jì), fórmulas que suplementan y atacan simultáneamente (攻补兼施剂, Gōng bǔ jiān shī jì), fórmulas que expulsan el agua (追水剂, Zhuī shuǐ jì) y fórmulas humedecedoras y precipitantes (润下剂, Rùn xià jì). ¿Para qué sirven todos estos subgrupos de fórmulas?

 

Debido a coyunturas diversas, el contenido del intestino grueso puede encallarse y carecer en absoluto de movilidad; en este caso, la medicina china se refiere a una ‘acumulación y estancamiento’ (积滞, Jī zhì). Se trata de un escenario diferente al de una ‘retención de alimentos’ (食滞, Shí zhì), ya que, en este último caso, la acumulación se circunscribe sólo al estómago, no a los intestinos. Una ‘acumulación y estancamiento’ se puede presentar, básicamente, en dos modalidades: acumulación de calor (热积, Rè jī) y acumulación de frío (寒积, Hán jī). Ambas poseen mecanismos de generación diferentes, pero un efecto idéntico: el estreñimiento (便秘, Biàn bì).

 

Una acumulación de calor (热积, Rè jī), también llamada ‘calor anudado’ (热结, Rè jié), da lugar a un estreñimiento de calor (热秘, Rè bì), que se caracteriza por unas heces resecas y compactas a causa del calor que las deshidrata y las encalla. Dicho calor puede provenir bien de un ataque de calor externo que penetra en el interior (enfermedad del yáng brillante, o un calor exuberante en el aspecto Qì), bien de una dieta inadecuada, rica en alcohol y en alimentos especiados. Se caracteriza -además del estreñimiento- por una tonalidad facial rojiza, aftas bucales, lengua roja, posible efusión de calor (fiebre) y un pulso resbaladizo y rápido. El método de tratamiento que procede es una precipitación fría (寒下, Hán xià), que supone clarificar el calor y atacar precipitando  (清热攻下, Qīng rè gōng xià), y es lo que hacen las fórmulas precipitantes frías (寒下剂, Hán xià jì).


Por otra parte, una acumulación de frío (寒积, Hán jī), también llamada ‘frío anudado   (寒结, Hán jié)’,  da lugar a un estreñimiento de frío (冷秘, Lěng bì), que se define por la dificultad/imposibilidad de defecar. Dicha dificultad viene generada por un vacío del yáng del bazo y del riñón que provoca una acumulación de frío-yīn, todo ello con un trasfondo de un vacío constitucional, o de un excesivo consumo de alimentos y de bebidas fríos de temperatura y/o de naturaleza, o de enfermedades crónicas, o bien propiciado por el simple proceso de envejecimiento. Este tipo de acumulación se caracteriza -además del estreñimiento- por frío y distensión abdominal, extremidades frías, rodillas y lumbares frías y dolorosas, micciones profusas de orina clara, una tonalidad facial blanquecina, una lengua gruesa, pálida y con la saburra blanca, y un pulso profundo y lento. En este caso, lo que procede es una precipitación caliente (热下, Rè xià), que supone calentar el yáng y liberar las heces (温阳通便, Wēn yáng tōng biàn), y es lo que hacen las fórmulas precipitantes tibias (温下剂, Wēn xià jì).

 

Por lo que hace referencia al estreñimiento (便秘, Biàn bì), además de los dos mecanismos patológicos que acabamos de describir, existen otros que pueden entrar en juego bajo ciertas circunstancias: estreñimiento por viento (风秘, Fēng bì), estreñimiento por mucosidades (痰秘, Tán bì), estreñimiento por estancamiento del Qì  (气秘, Qì bì) y estreñimiento por sequedad intestinal (肠燥便秘, Cháng zào biàn bì). Este último tipo de estreñimiento se produce en un contexto de una “reducción de los humores del intestino grueso (大肠液亏, Dà cháng yè kuī)”, cuyo nombre alternativo es el de “sequedad anudada en el intestino grueso por un vacío del yīn (大肠阴虚燥结, Dà cháng yīn xū zào jié)”. Este patrón se genera a causa de una falta de fluidos y de sangre en el organismo. Suele aparecer en el postparto, en la vejez, tras enfermedades crónicas y/o graves, o bien a partir de enfermedades del calor (温病, Wēn bìng), que secan los líquidos. Se manifiesta, básicamente, mediante heces resecas y de difícil expulsión que no comportan ni dolor ni distensión abdominal. Si, además de sequedad en el intestino grueso, también hay un vacío general de sangre, ello se acompañará de palidez y de desórdenes oculares, ginecológicos y/o a nivel del espíritu del corazón. El método de tratamiento primario será incrementar los humores y humedecer los intestinos (增液润下, Zēng yè rùn xià), también conocido como precipitación húmeda (润下, Rùn xià). Asimismo, en caso de un marcado vacío de sangre (血虚, Xuè xū) concomitante, también procederá nutrir la sangre (养血, Yǎng xuè). Todo esto es lo que hace el subgrupo de las fórmulas humedecedoras y precipitantes (润下剂, Rùn xià jì).

 

Pero las descritas no son las únicas acumulaciones que pueden producirse en el interior del organismo humano. La ‘distensión de tambor’ (鼓胀, Gǔ zhàng) -o ‘ascitis’ en términos biomédicos- es un ejemplo de ello. Se trata de una acumulación grave de agua-humedad en la cavidad abdominal que provoca una visible distensión del abdomen, cuya piel se tensa como la de un tambor, de ahí su nombre. En ocasiones, puede acompañarse de venas tortuosas, prominentes y de coloración verde-azulada. Los mecanismos patológicos de este cuadro son variados: un vacío del bazo con carga de humedad (脾虚湿困, Pí xū shī kùn), humedad-calor (湿热, Shī rè), un vacío del yáng del riñón (肾阳虚, Shèn yáng xū), un vacío del yīn del hígado y del riñón (肝肾阴虚, Gān shèn yīn xū) o, incluso, un estancamiento del Qì con estasis de sangre (气滞血瘀, Qì zhì xuè yū). Para tratarla, además de aplicar los métodos de tratamiento (治法, Zhì fǎ) apropiados a los patrones causantes de la situación, se hará preceptivo expulsar el agua mediante el ataque y la precipitación (逐水攻下, Zhú shuǐ gōng xià). Es lo que hace el subgrupo de fórmulas que expulsan el agua (追水剂, Zhuī shuǐ jì).

 

Finalmente, otros patrones de acumulaciones patógenas de líquidos son los representados por las acumulaciones graves de mucosidades fluidas (痰饮, Tán yǐn) en el pecho y en los flancos (que se caracterizan por dolor en ambas localizaciones anatómicas) y por una acumulación de mucosidades fluidas en la región de debajo del corazón (心下, Xīn xià), que se manifiestan con tos, mucosidades profusas, respiración rugosa, hinchazón facial, vértigo e imposibilidad de permanecer tendido. En ambos casos, procederá expulsar el agua y drenar las mucosidades fluidas (逐水泻痰饮, Zhú shuǐ xiè tán yǐn) y, asimismo, tratar la raíz del desorden, habitualmente un vacío subyacente del yáng del bazo y del riñón (脾肾阳虚, Pí shèn yáng xū). Éste es el propósito del subgrupo de fórmulas que suplementan y atacan simultáneamente (攻补兼施剂, Gōng bǔ jiān shī jì): tratan el estreñimiento (便秘, Biàn bì) causado por una plenitud interna (内实, Nèi shí) y por un vacío interno (内虚, Nèi xū) que se producen de forma concomitante. Este escenario requiere drenar y precipitar y, simultáneamente; suplementar para, con ello, asegurar el peristaltismo intestinal y, al mismo tiempo, salvaguardar el Qì. Si sólo suplementásemos, las heces continuarían estancadas; si únicamente las precipitásemos, el Qì quedaría dañado. 

 

El siguiente artículo será “la decocción de ruibarbo y acónito (大黄附子汤)”.

 

 

 

 

 
0 Comment