Carrito  

Sin producto

Transporte 0,00 €
Total 0,00 €

Newsletter

Latest Posts

view all

La generación de la sangre a partir de las esencias...

0 Comment
2020-02-10 12:21:27
 

La generación de la sangre a partir de las esencias sutiles del agua y de los cereales 

水谷之精生血 

Shuǐ gǔ zhī jīng shēng xuè


Eduard Genís Sol, febrero del 2020.

 

Las esencias sutiles del agua y de los cereales (水谷之精微, Shuǐ gǔ zhī jīng wēi) se obtienen a partir de la transformación de los alimentos sólidos y de los líquidos descompuestos y madurados por el estómago (胃, Wèi) y después transformados por el bazo (脾, Pí). Así, el bazo y el estómago son los primeros órganos que participan en la generación del Qì (气) y en la de la sangre (血, Xuè) a partir de los alimentos y de las bebidas ingeridas, y se dice de ellos que son los que producen el Qì y la sangre del Cielo posterior (后天气血, Hòu tiān qì xuè). Por esta razón la producción del líquido sanguíneo está influida por la cualidad nutritiva de los alimentos y por el estado de la función de transformación y transporte del bazo (脾运化, Pí yùn huà). Por lo tanto, una malnutrición crónica y/o un disfuncionamiento prolongado de dicha función afectan a la generación de la sangre y conducen a situaciones patológicas relacionadas con un vacío de la sangre (血虚, Xuè xū).

 

Las esencias sutiles del agua y de los cereales se obtienen a partir de la transformación de los alimentos sólidos y de los líquidos descompuestos y madurados por el estómago (胃, Wèi) y después transformados por el bazo (脾, Pí). Gracias al ascenso del yáng puro (清阳升, Qīng yáng shēng), estas esencias sutiles son transportadas al pulmón, donde combinan con el aire puro inhalado (大气, Dà qì) para transformarse en Qì constructivo (营气, Yíng qì). Mediante la acción del Qì del corazón (心气, Xīn qì) y del Qì del pulmón (肺气, Fèi qì), el Qì constructivo penetra en los vasos sanguíneos y se transforma en sangre (血, Xuè). Es por ello que el trigésimo capítulo del Eje espiritual, Entendiendo el Qì (灵枢.决气第三十, Líng shū. Jué qì dì sān shí) dice que el calentador medio recibe el Qì, extrae las esencias, las transforma y les proporciona un color rojo; es lo que se llama sangre. También es por ello que el capítulo decimoctavo del mismo libro (灵枢.营卫生会第十八, Líng shū. Yíng wèi shēng huì dì shí bā) dice que el calentador medio transforma las esencias sutiles y las hace ascender hacia el pulmón y los vasos, donde se transforman en sangre.

 

A partir de las esencias sutiles del agua y de los cereales se genera no tan sólo el Qì constructivo, sino también los fluidos (津液, Jīn yè), que también forman parte del líquido sanguíneo. Los fluidos corporales (津液, Jīn yè) son todos los líquidos fisiológicos del organismo (por ejemplo, las lágrimas, el sudor, el líquido cefalorraquídeo, o el líquido sinovial). Los líquidos (津, Jīn), claros y ligeros, pertenecen al yáng (阳); los humores (液, Yè), concentrados y espesos, pertenecen al yīn (阴).

El Qì constructivo (营气, Yíng qì) posee dos funciones: la generación de la sangre y la construcción y nutrición del organismo. En la primera de ellas, el Qì constructivo es dirigido por el pulmón hacia los vasos, donde se convierte en un componente de la sangre. Así lo concibe el décimo octavo capítulo del Eje espiritual, Generación e interacción de la construcción y la defensa (灵枢. 营卫生会第十八, Líng shū. Yíng wèi shēng huì dì shí bā), cuando dice que el Qì constructivo se vuelca en los vasos del pulmón y se transforma en sangre. Pero, además, el Qì constructivo circula dentro de los vasos e impregna todo el organismo con el objetivo de proporcionar las sustancias nutritivas para reconstruir continuamente el organismo y permitir el correcto desarrollo de la actividad fisiológica de las vísceras, de las entrañas y de los canales. Igualmente, se expande por el exterior del cuerpo para irrigar la piel, y por el interior para nutrir los tendones y los huesos. Es por ello que el cuadragésimo tercer capítulo del Preguntas elementales, el tratado del impedimento (素问, 痹论篇第四十三, Sù wèn, bì lùn piān dì sì shí sān) dice que el Qì constructivo es el Qì de la esencia del agua y los cereales, armonizado por las cinco vísceras y refinado por las seis entrañas, que penetra en los vasos para circular arriba y abajo y, posteriormente, alcanzar las cinco vísceras y las seis entrañas.

 

Tras haber circulado por el pulmón, el Qì constructivo (营气, Yíng qì) penetra en los vasos y se transforma en sangre combinándose con otros constituyentes, con lo cual resulta que el Qì constructivo y la sangre son absolutamente interdependientes. Los fluidos también penetran en los vasos y también participan en la formación del líquido sanguíneo y, además, tienen la función de mantener y de regularizar su concentración. Es por ello que en medicina china se dice que los fluidos y la sangre tienen el mismo origen (津血同源, Jīn xuè tóng yuán).

 

Por otra parte, la función del hígado de regularizar las actividades metales y emocionales está relacionada con la sangre del hígado (肝血, Gān xuè), dado que el hígado almacena la sangre (肝藏血, Gān cáng xuè) y que la sangre del hígado aloja el alma etérea (肝血藏魂, Gān xuè cáng hún). De manera que si la sangre del hígado es abundante, el alma etérea se alojará en ella tranquilamente y el cuerpo del hígado estará nutrido y humectado por la sangre, con lo cual el gobierno de la fluidez y la descarga     (疏泄, Shū xiè) por parte del hígado será normal, y las actividades mentales y emocionales, armoniosas. Pero si la sangre del hígado es insuficiente o bien si no se almacena adecuadamente, entonces el gobierno de la fluidez y la descarga del hígado quedará desajustado y el alma etérea, sin la base material de la sangre, quedará perturbada. Dicha situación ocasiona manifestaciones anormales como miedo, insomnio o pesadillas.


El siguiente artículo será “La generación de la sangre a partir de la  transformación de la esencia (精化生血)”.

 

 
0 Comment