Carrito  

Sin producto

Transporte 0,00 €
Total 0,00 €

Newsletter

Latest Posts

view all

La toxicidad 毒 Dú

0 Comment
2019-04-23 20:05:29
 

La toxicidad

毒  Dú

 

Eduard Genís Sol, abril del 2019


La toxicidad (毒, Dú) es para la medicina china una de las causas de enfermedad (病因, Bìng yīn), pero, ¿cuáles son las características principales de la toxicidad desde el punto de vista de dicha medicina?

 

En primer lugar, no hay que confundir los conceptos biomédicos o naturopáticos occidentales de toxicidad con el concepto médico chino del mismo nombre. Dicho esto, hay que saber que la toxicidad puede tener un origen tanto interno como externo. La toxicidad debida a un ataque externo (外袭, Wài xí) es el resultado de la contracción de uno o más de los seis excesos ambientales (六淫, Liù yín): viento (风, Fēng), frío (寒, Hán), humedad (湿, Shī), calor canicular (暑, Shǔ), sequedad (燥, Zào) y fuego (火, Huǒ). Si estos excesos perduran y no se eliminan, pueden unirse y fermentar, produciendo, con ello, toxicidad (毒, Dú). La toxicidad de origen interno (内生, Nèi shēng), en cambio, está estrechamente relacionada con una disfunción de las vísceras y las entrañas: debido a dicha disfunción, el mecanismo del Qì queda inhibido (气机不畅, Qì jī bù chàng) y, con ello, se produce una generación interna de diferentes tipos de Qì perverso (邪气, Xié qì), tales como humedad (湿, Shī), mucosidades (痰, Tán) o estasis de sangre (血瘀, Xuè yū); si estos perversos estancan el yáng Qì, esta sobrepresión puede transformarse en calor (化热, Huà rè) o en fuego (化火, Huà huǒ), que son directamente generadores de toxicidad (毒, Dú). Una vez producida, esta toxicidad puede empeorar la enfermedad original y/o producir una nueva enfermedad.

 

En cuanto a las características principales de la toxicidad, la primera es su aparición repentina. Las enfermedades tóxicas comienzan de forma muy aguda, cambian y se transmutan muy rápidamente, y pueden dañar directamente las vísceras y las entrañas. En segundo lugar, su escenario es extenso; esto significa que puede afectar el cuerpo de manera muy amplia, incluidas las vísceras y las entrañas, los canales y los colaterales, y las cuatro extremidades. En otras palabras, su efecto no se limita necesariamente a un área única y localizada del cuerpo.

 

Por otra parte, la toxicidad tiene una naturaleza fuerte, fiera y violenta. Ello significa que es especialmente virulenta y que produce enfermedades con muchos síntomas graves. Usualmente, se esconde a niveles profundos del cuerpo, en el Qì y la sangre, consumiendo y dañando los fluidos yīn y devastando las vísceras y las entrañas.

 

En cuarto lugar, la toxicidad posee una naturaleza que provoca cambios. Esto significa específicamente que promueve trasformaciones en la sustancia física del cuerpo, no tan sólo enfermedades funcionales.

 

Asimismo, la toxicidad tiene una naturaleza roja y caliente. Así, la mayoría de las toxinas son abrumadoramente calientes; y cuando los perversos se convierten en toxinas, en su mayoría se transforman en fuego.

 

Del mismo modo, la toxicidad tiende a producir cambios patológicos inusuales o extremos. Cuando la toxicidad genera enfermedades, los cambios patológicos no son ni comunes ni ordinarios, y los síntomas tienden a ser tanto extremos como abundantes o profusos.

 

De igual forma, la toxicidad tiende a desplazarse internamente de forma acelerada. Así, los perversos tóxicos son especialmente explosivos y, por lo general, penetran rápidamente en el interior para dañar las vísceras y las entrañas, lo que conduce a enfermedades virulentas.

 

Además, la toxicidad acentúa la naturaleza de los perversos causantes de la enfermedad original. Ello significa que amplifica las características de la humedad, de las mucosidades o de la estasis de sangre, por ejemplo, que acabaron transformándose en calor tóxico.

 

Igualmente, la toxicidad posee una naturaleza de mezcla simultánea, lo que significa que las toxinas tienden a causar una estasis sanguínea y mucosidades que se fusionan mutuamente.

 

Finalmente, la naturaleza de la toxicidad es recalcitrante. Es decir, las enfermedades tóxicas son muy difíciles de tratar y no se curan fácilmente. Asimismo, la toxicidad también puede producir una variedad de secuelas, así como múltiples recaídas.

 

El siguiente artículo será “Las enfermedades autoinmunes (自身免疫性疾病)”.

 

 
0 Comment