Las manifestaciones de la humedad 湿度的迹象 Shī dù de jī xiàng

Eduard Genís Sol, agosto del 2019

En el anterior artículo, vimos que un vacío del Qì/yáng del bazo hace que esta víscera pierda sus funciones de transformación y transporte (运化, Yùn huà), con lo cual los líquidos no transportados y/o no transformados (no metabolizados) se acumulan en forma de humedad. Ésta posee una naturaleza viscosa y estática (湿性黏滞, Shī xìng nián zhì), es pesada y turbia (湿性重浊, Shī xìng zhòng zhuó) y con tendencia al descenso (湿性趋下, Shī xìng qū xià), y se manifiesta genéricamente mediante una disminución del apetito, letargia, pesadez corporal y de la cabeza, distensión abdominal, heces deshechas o diarrea, boca pastosa, descargas vaginales blancas (leucorrea) y un pulso resbaladizo.

Además, la humedad puede combinar tanto con el frío como con el calor, dando lugar, respectivamente, a frío-humedad (湿寒, Shī hán)  y a humedad-calor (湿热, Shī). El frío-humedad se manifiesta mediante la falta de apetito, ausencia de sed, pesadez corporal y en la cabeza, rigidez y dolores articulares, micciones frecuentes y, a veces, diarrea o hinchazón por agua (edema). La humedad-calor puede tener diferentes manifestaciones en función de dónde se sitúa, así:

- En el bazo-estómago: malas digestiones, sed y náuseas.

- En el intestino grueso: diarrea apestosa, sensación de quemazón en el ano al defecar, hemorroides y colitis.

- En el hígado-vesícula biliar: ictericia, cálculos biliares, colecistitis.

- En el calentador inferior: infecciones vaginales o genitales y patrón de estranguria (淋证, Lín zhèng).

Al bazo lo daña la humedad (脾恶湿, Pí è shī). Ello significa que tanto la humedad contraída externamente, como la generada internamente pueden perjudicar el funcionamiento normal del bazo. En el primer caso, la humedad externa puede penetrar en el interior del cuerpo a partir de cuadros de humedad-calor canicular (暑湿, Shǔ shī) -que es una enfermedad de origen externo generada por el calor bochornoso y húmedo propio de climas tropicales y subtropicales- o también simplemente por el hecho de vivir o trabajar en ambientes húmedos. En el segundo caso, la humedad se genera internamente cuando el transporte y la transformación del bazo no son consistentes y no pueden transformar los líquidos, que se acumulan en forma de humedad turbia (湿浊, Shī zhuó) en el calentador medio (中焦, Zhōng jiāo). Esta deficiencia del bazo deriva, básicamente, de dietas inadecuadas; así, un consumo excesivo de alimentos fríos de naturaleza y/o de temperatura, dulces, o excesivamente ricos y difíciles de digerir acaban dañando al Qì/yáng del bazo y, con ello, al transporte y la transformación de esta víscera para, con ello, generar un patrón que se conoce como un vacío del bazo con carga de humedad (脾虚湿困, Pí xū shī kùn) y que se puede manifestar mediante:

- Distensión del conducto del estómago y del abdomen (脘腹胀满, Wǎn fù zhàng mǎn).

- Vómitos, náuseas y regurgitaciones ácidas (呕恶反酸, Ǒu è fǎn suān).

- Inapetencia y cansancio de las piernas (食少体倦, Shí shǎo tǐ juàn).

- Heces delgadas y desechas (大便稀溏, Dà biàn xī táng).

- Sabor dulzón en la boca y ausencia de sed (口甘不渴, Kǒu gān bù kě).

- Saburra lingual blanca y viscosa (舌苔白腻, Shé tāi bái nì).

- Pulso blando y frenado (脉濡缓, Mài rú huǎn).

Otra manifestación patógena de la humedad es la hinchazón por agua (水肿, Shuǐ zhǒng), o edema, que supone una dilatación de las extremidades, de la cara, o del cuerpo entero, debido a una disfunción en la transformación de los líquidos -principalmente por parte del riñón, del bazo y/o del pulmón-, que se acumulan entre la piel y las carnes (músculos).

Además, una acumulación de humedad en el calentador medio puede afectar al hígado y a la vesícula biliar y hacer que la bilis se salga de sus conductos para penetrar en la sangre, desde donde se expande por la piel y genera en ésta una tonalidad amarillenta o anaranjada conocida como ictericia (疸, Dǎn), de la cual existen dos modalidades: la primera es la ictericia yáng (阳疸, Yáng dǎn), que se produce cuando la humedad se asocia con el calor para formar humedad-calor (湿热, Shī). En este caso, la ictericia se caracteriza por una tonalidad anaranjada brillante de la piel y la esclerótica, con posible fiebre, sed y orina oscura. La segunda modalidad es la ictericia yīn (阴疸, Yīn dǎn), que se genera cuando la humedad combina con el frío para formar frío-humedad    (湿寒, Shī hán). En este tipo de ictericia, la piel y la esclerótica adquieren una coloración amarillenta mate acompañada de heces deshechas, falta de fuerza y de apetito y distensión abdominal.

Si la humedad-calor se filtra hacia abajo (湿热下注, Shīxià zhù) desde el calentador medio (中焦, Zhōng jiāo) al inferior (下焦, Xià jiāo), podría generar un patrón de estranguria del calor (热淋证, Rè lín zhèng), que comportaría una micción corta, frecuente, dolorosa, con sensación de quemazón al orinar y, a veces, con dolor abdominal y lumbar. De hecho, éste es uno de los siete posibles patrones de estranguria (淋证, Lín zhèng). ‘Estranguria’ hace referencia a una micción frecuente, urgente, lenta, corta (a veces gota a gota) y dolorosa que deriva de humedad-calor en la vejiga; aunque en cuadros recalcitrantes o en pacientes ancianos y/o débiles puede derivar de un hundimiento del del centro o de un vacío del del riñón que hace que el mecanismo del de vejiga quede inhibido. Clásicamente se hace referencia a las cinco estrangurias (五淋, Wǔ lín), aunque en la práctica clínica podemos encontrar siete tipos diferentes de estranguria:

Estranguria del calor (热淋, Rè lín).

Estranguria de la sangre (血淋, Xuè lín).

Estranguria de la piedra (石淋, Shí lín).

Estranguria untuosa (膏淋, Gāo lín).

Estranguria del (气淋, lín).

Estranguria de los viejos (老淋, Lǎo lín).

Estranguria turbia (浊淋, Zhuó lín).

Otras manifestaciones específicas de humedad se dan cuando ésta tiene un origen externo. Así, en medicina china, el término impedimento (痹, ) hace referencia al bloqueo que se produce en los canales cuando son invadidos por un perverso externo (viento, frío y/o humedad), con el consiguiente dolor por la falta de circulación que ello conlleva. Así, los patrones de impedimento por viento-humedad (风湿痹证, Fēng shī bì zhèng) se producen cuando una combinación de viento, frío y humedad invade el cuerpo. Estos perversos se instalan en los canales, en las carnes (músculos), en los tendones y en las articulaciones, obstruyendo con ello el flujo del y de la sangre en los canales y en los colaterales. La obstrucción causada por los mencionados perversos produce dolor, pesadez, entumecimiento, y una inhibición de la capacidad de flexión-extensión de las articulaciones.

Esta entrada fue publicada en Teoría básica. Guarda el enlace permanente.