La dieta ligera y blanda 轻淡 Qīng dàn

Eduard Genís Sol, febrero del 2019

Wèi (味) significa sabor, pero en un contexto dietético también denota aquello que es denso, humedecedor, grasiento, sangriento; aquello que es capaz de nutrir y enriquecer la sustancia yīn. De manera que los alimentos ricos en wèi son muy nutritivos, pero también son difíciles de digerir, con lo cual pueden generar humedad y asfixiar el mecanismo del (气机, Qì jī), dificultando el ascenso de lo puro (升清, Shēng qīng) y el descenso de lo turbio (降浊, Jiàng zhuó). Así, por ejemplo, las carnes, las grasas, los aceites, los huevos y los lácteos son ricos en wèi y, por lo tanto, pueden causar fácilmente una acumulación de humedad y de mucosidades.

(气), en este contexto dietético, significa el aporte energético de cada alimento. Su capacidad de suplementación del y de promover el ascenso del yáng puro (升清阳, Shēng qīng yáng) en definitiva. Los cereales, las verduras y la fruta poseen esta cualidad.

Los alimentos blandos y ligeros son ricos en (气), y son todo lo contrario de los alimentos ricos en wèi (味). Una dieta ligera y blanda está compuesta de cereales, verduras y fruta; todos ellos son ricos en y promueven el ascenso del yáng puro (升清阳, Shēng qīng yáng), y son justo lo contrario que los alimentos ricos en wèi y, por lo tanto, densos, pesados y humedecedores.

Una dieta ligera y blanda (轻淡, Qīng dàn) también hace referencia a una dieta en la que no participa ni el picante, ni las especias, ni los alimentos fermentados, ni los avinagrados, ni los salados, ni el alcohol, ya que todos ellos tienen la tendencia a generar o a agravar los cuadros de humedad-calor.

Hay que decir que si la dieta consiste básicamente en cereales, verduras, leguminosas y fruta, si la persona come en un clima de tranquilidad, con un horario regular de comidas y masticando bien los alimentos que ingiere y sin acompañarlos de bebidas frías que apaguen su fuego digestivo, si realiza unos niveles adecuados de ejercicio físico y de descanso y vive sin excesos ni físicos, ni mentales, ni sexuales de tipo alguno, al final del día esta persona tendrá un excedente de y de sangre que, durante la noche, se convertirán en esencia del Cielo posterior (后天之精, Hòu tiān zhī jīng). Y todo ello es posible sin comer apenas carne que, rica en wèi, nutre y enriquece el yīn sangre. Ello es así porque a pesar de que los cereales, las verduras, las leguminosas y la fruta no sean ricos en wèi (味), su se transforma en yīn siempre que la persona digiera, descanse y se ejercite adecuadamente.

Esta entrada fue publicada en Alimentos. Guarda el enlace permanente.