Vacío del yáng del pulmón 肺阳虚 Fèi yáng xū

Eduard Genís Sol, abril del 2018.

Una invasión prolongada de frío-humedad (寒湿, Hán shī) en el pulmón daña el yáng Qì de esta víscera. Además, un vacío del yáng del pulmón también puede provenir de un vacío prolongado del del pulmón, de un agotamiento mantenido largo tiempo, o de la transmutación de un vacío del yáng Qì desde otros órganos internos al pulmón. Asimismo, también una tos crónica recurrente puede debilitar el del pulmón en primer lugar y, posteriormente, el yáng de esta víscera. De cualquier manera, un vacío del yáng del pulmón puede poner rumbo hacia cuatro mecanismos patológicos diferentes:

- Frío en el pulmón con pérdida de calor (肺寒失温, Fèi hán shī wēn).

- Frío en el pulmón con los líquidos inmovilizados (肺寒津停, Fèi hán jīn tíng).

- Frío en el pulmón con la sangre coagulada (肺寒血凝, Fèi hán xuě níng).

- Frío en el pulmón con pérdida de la contención (肺寒失制, Fèi hán shī zhì).

a) Frío en el pulmón con pérdida de calor (肺寒失温, Fèi hán shī wēn): A partir de un vacío del yáng del pulmón (肺阳虚, Fèi yáng xū), éste pierde su función de calentamiento y de propulsión, con lo cual el frío subsiguiente contraerá los lóbulos del pulmón y los bloqueará, situación que se manifestará mediante tos, disnea y opresión torácica.

Asimismo, a partir de un vacío del yáng del pulmón la difusión del defensivo (卫气, Wèi qì) quedará dañada y la piel se enfriará por falta de calentamiento, situación que se manifestará mediante aversión al frío en la espalda y en los hombros, con las extremidades frías y con una transpiración espontánea. Asimismo, un yáng del pulmón debilitado no podrá ascender y avanzar por la nariz, y el yīn turbio no podrá descender; con lo cual los orificios nasales se bloquearán. El resultado será una congestión nasal (鼻塞, Bí sè) manifestada a partir de mucosidades incesantes, prurito nasal y una reducción del sentido del olfato.

b) Frío en el pulmón con los líquidos inmovilizados (肺寒津停, Fèi hán jīn tíng): Adicionalmente, un vacío del yáng del pulmón propicia que el consiguiente frío provoque una acumulación de fluidos en el pulmón y que éstos se transformen en mucosidades fluidas (痰饮, Tán yǐn). Asimismo, los fluidos enviados por el bazo no podrán ser depurados por el pulmón y, por esta razón, no podrán transportarse a la vejiga; en lugar de ello, se diseminarán por debajo de la piel para dar lugar a una hinchazón por agua (水肿, Shuǐ zhǒng), o edema.

c) Frío en el pulmón con la sangre coagulada (肺寒血凝, Fèi hán xuě níng): Si el yáng del pulmón está debilitado, el ancestral (宗气, Zōng qì) no podrá asistir al corazón para activar la sangre y hacer que su circulación sea regular; en lugar de ello, el frío generará una estasis de sangre (血瘀, Xuè yū) que obstruirá el del pulmón, situación que se manifestará mediante plenitud y opresión torácica, disnea y respiración corta y tos. Además, una sangre estancada y obstruida no podrá llegar a la cara en condiciones, ni tampoco a las extremidades, ni a la piel; lo cual generará una complexión facial oscura y unos labios y unas uñas cianóticos.

d) Frío en el pulmón con pérdida de la contención (肺寒失制, Fèi hán shī zhì): Finalmente, un yáng del pulmón debilitado impedirá la regularización de las vías del agua (肺失通调, Fèi shī tōng diào), con lo cual los fluidos se soltarán directamente a la vejiga y ello provocará micciones frecuentes de orina clara; y, en los casos graves, enuresis.

* Este artículo es un pequeño fragmento de nuestro libro “Las manifestaciones de las vísceras (脏象, Zàng xiàng)”. Si lo desean, pueden adquirirlo en nuestra página www.medicinachinahoy.net

eduard@medicinachinahoy.com

Esta entrada fue publicada en Mecanismos patológicos. Guarda el enlace permanente.