El bazo gobierna las carnes 脾主肌肉 Pí zhǔ jī ròu

Eduard Genís Sol, febrero del 2018.

En el Anotaciones del Preguntas elementales del Clásico del Emperador Amarillo (黄帝内经素问集注, Huáng dì nèi jīng sù wèn jí zhù), Zhāng Zhì Cōng (张志聪), dinastía Qīng (清) afirma que el bazo gobierna el transporte y la transformación de las esencias del agua y de los cereales para generar y nutrir las carnes; es por ello que se dice que está relacionado con las carnes. Asimismo, el cuadragésimo cuarto capítulo del Preguntas Elementales, el Tratado de la atrofia (素问.痿论篇第四十四, Sù wèn. Wěi lùn piān dì sì shí sì) dice que el bazo tiene la función de mantener las funciones normales de las carnes. Aquí, ‘carnes’ se utiliza como sinónimo de músculos y el bazo tiene la función de mantener las actividades fisiológicas de estos últimos, función que despliega gracias a su transporte y transformación (运化, Yùn huà): el bazo transforma y transporta la esencia de los alimentos y las bebidas para generar y transformar el y la sangre y distribuir la esencia y los líquidos a los músculos de todo el cuerpo con el propósito de proporcionarles la nutrición necesaria para mantener su fuerza y su flexibilidad. Por lo tanto, el estado de la función de transporte y transformación del bazo tiene una incidencia directa en el estado de las carnes/músculos;  y, en consecuencia, un deterioro de esta función impide la correcta nutrición de estos últimos y que, por consiguiente, éstos pierdan su fuerza y flexibilidad; y, con ello, que aparezca un adelgazamiento y/o una distrofia muscular. Es por esta razón que el Tratado del bazo y del estómago (脾胃论, Pí wèi lùn), de Lǐ Dōng Yuán (李东垣), dinastía Jīn (金), dice que si el bazo y el estómago son prósperos, la persona puede comer adecuadamente y su cuerpo es esplendoroso; si el bazo y el estómago están vacíos, la persona no puede comer como es debido y adelgaza.

Como consecuencia de su gobierno de las carnes, también se dice que el bazo gobierna los cuatro miembros (脾主四末, Pí zhǔ sì mò), o que el bazo gobierna las cuatro extremidades (脾主四肢, Pí zhǔ sì zhī), ya que éstas requieren el mismo aporte nutricional que el resto del cuerpo, y dicho aporte lo suministra el bazo. Si el transporte y la transformación (运化, Yùn huà) de esta víscera no funcionan adecuadamente, las extremidades no estarán bien nutridas y, con ello, se hará patente una debilidad manifiesta de los miembros. Es por este motivo que el vigésimo noveno capítulo del Preguntas Elementales, el Tratado del yīn supremo y del yáng brillante (素问.太阴阳明论篇第二十九, Sù wèn. Tài yīn yáng míng lùn piān dì èr shí jiǔ) dice que los cuatro miembros reciben el Qì del estómago, pero este Qì no puede alcanzar directamente los canales de los cuatro miembros si no es gracias al bazo. Si el bazo enfermara y no pudiera hacer circular los líquidos por el estómago, los cuatro miembros no podrían recibir el Qì del agua y los cereales, su Qì se debilitaría progresivamente, los canales no estarían desobstruidos y los tendones, los huesos y las carnes no tendrían suficiente Qì para nutrirse, lo que les causaría una disfunción.

 * Este artículo es un pequeño fragmento de nuestro libro de próxima aparición “Las manifestaciones de las vísceras (脏象, Zàng xiàng)”.

eduard@medicinachinahoy.com

Esta entrada fue publicada en Teoría básica. Guarda el enlace permanente.