Hundimiento del Qì del bazo 脾气下陷 Pí qì xià xiàn

Eduard Genís Sol, enero del 2018.

El bazo y el estómago representan el eje del ascenso y del descenso del mecanismo del (气机, Qì jī) en el cuerpo humano. Cuando el del bazo hace ascender el yáng puro (清阳升, Qīng yáng shēng), no tan sólo transporta las esencias de los alimentos y del agua hacia el corazón, el pulmón, la cabeza, la cara, los oídos y los ojos, sino que también ‘aguanta’ a los órganos internos para que éstos permanezcan en sus posiciones anatómicas naturales. Si el del bazo está vacío y no puede hacer ascender el yáng puro, puede desarrollar el mecanismo patológico conocido como “hundimiento del del bazo (脾气下陷, Pí qì xià xiàn)” que, en función de su progresión, puede materializarse en tres niveles:

- El del bazo no puede ascender (脾气不升, Pí qì bù shēng).

- Estancamiento del en el calentador medio (中焦气滞, Zhōng jiāo qì zhì).

- Hundimiento del mecanismo del (气机下陷, Qì jī xià xiàn).

- El del bazo no puede ascender (脾气不升, Pí qì bù shēng): Cuando el del bazo hace ascender el yáng puro, también ascienden las esencias del agua y los alimentos, proporcionando, con ello, esplendor al corazón, al pulmón, a la cabeza, a la cara, a los oídos y a los ojos mediante un efecto nutriente y humedecedor. Pero si el del bazo está vacío, el yáng puro no podrá hacer ascender por falta de propulsión y, por consiguiente, tampoco podrán elevarse las esencias de los alimentos y del agua para nutrir la cabeza y los ojos, ni para humedecer los orificios puros (清窍, Qīng qiào), coyuntura que se manifestará en forma de mareos y de cefalea. Si el del bazo no puede ascender y nutrir el pulmón, el de este último se vaciará y no podrá llevar a cabo su función respiratoria de forma adecuada, situación que dará lugar a dificultades respiratorias, opresión torácica y una voz débil. Si no puede nutrir el corazón, el espíritu (心神, Xīn shén), residente en esta víscera, carecerá de gobierno, lo que producirá una “fatiga del espíritu”; y si no puede nutrir los oídos, ello causará acúfenos y/o un descenso de la capacidad auditiva.

- Estancamiento del en el calentador medio (中焦气滞, Zhōng jiāo qì zhì): Si el del bazo está vacío, el yáng puro no podrá hacer ascender y, en lugar de ello, cambiará de sentido y descenderá para acumularse en el calentador medio (中焦, Zhōng jiāo), donde se estancará y producirá distensión abdominal y una sensación de nudo en el estómago. Por otra parte, el estancamiento del en el calentador medio tendrá una influencia recíproca en la función de transporte y transformación del bazo (脾运化, Pí yùn huà), situación que agravará todavía más la condición del paciente.

Alternativamente, la distensión abdominal también puede producirse a partir de un vacío del del bazo (脾气虚, Pí qì xū) que propicie un deterioro del transporte y la transformación del mismo (脾失运化, Pí shī yùn huà). Ello impide la propulsión del mecanismo del (气机, Qì jī), de tal manera que el yáng puro no puede ascender y el yīn turbio no puede descender (清阳不升浊阴不降, Qīng yáng bù shēng, zhuó yīn bù jiàng), lo cual causará que el se estanque en el calentador medio y genere un tipo de distensión abdominal que empeora por la noche, que es la franja diaria en que la actividad del aminora.

- Hundimiento del mecanismo del (气机下陷, Qì jī xià xiàn): Si del bazo está vacío, no podrá hacer ascender el yáng puro, con lo cual al mecanismo del le faltará fuerza ascendente y, a causa de ello, los órganos internos no podrán mantenerse en sus posiciones anatómicas naturales. Si el yáng puro no puede ascender y, contrariamente, desciende al pequeño abdomen (小腹, Xiǎo fù), ello le producirá plenitud y distensión; si desciende hacia la vejiga, habrá micciones frecuentes; si lo hace hacia la cámara de la esencia (精室, Jīng shì), emisiones seminales y eyaculación precoz; si el descenso afecta al yīn posterior (后阴, Hòu yīn) -el ano-, pesadez rectal, deseos frecuentes de defecar, deposiciones que se producirán justo después de las comidas y con una expulsión reducida/nula de las heces.

Por otra parte, si el del bazo no puede hacer ascender el yáng puro y, con ello, preservar la posición anatómica natural de los órganos, se puede producir un prolapso del estómago, del hígado, del útero o un riñón flotante (浮肾, Fú shèn) -nefroptosis-. Además, si el yáng puro no puede ascender, la humedad turbia fluirá hacia los intestinos mezclada con la parte pura resultante de la transformación del bazo y ello causará diarrea. Finalmente, si el del bazo se hunde, la esencia no podrá ser transportada ni distribuida normalmente y, en lugar de ello, fluirá hacia la vejiga desde donde se manifestará en forma de micciones turbias.

* Este artículo es un pequeño fragmento de nuestro libro de próxima aparición “Las manifestaciones de las vísceras (脏象, Zàng xiàng)”.

eduard@medicinachinahoy.com

Esta entrada fue publicada en Mecanismos patológicos. Guarda el enlace permanente.