Agotamiento de la esencia causando un envejecimiento prematuro 精亏早衰 Jīng kuī zǎo shuāi

Eduard Genís Sol, junio del 2017.

El riñón almacena la esencia (肾藏精, Shèn cáng jīng) y la esencia se transforma en (精能化气, Jīng néng huà qì). De otra parte, la longevidad de la vida humana viene determinada en buena parte por la exuberancia o la debilidad de la esencia del riñón (肾精, Shèn jīng), de manera que esta última es la que decide la duración de la vida de cada persona, del mismo modo que también provee la base para su existencia influyendo en todo el proceso de nacimiento, crecimiento, madurez, envejecimiento y muerte.

Si la esencia del riñón está agotada, no podrá ascender para nutrir el cerebro (脑, Nǎo), lo que producirá un estado de embotamiento, de desvitalización, de abstracción y olvidos, de lentitud de pensamiento y de reacciones tardías; si no puede nutrir el espíritu del corazón (心神, Xīn shén), los pensamientos serán confusos y el espíritu estará inquieto; si no puede nutrir los oídos, la audición quedará dañada y aparecerán acúfenos y sordera (耳鸣耳聋, Ěr míng ěr lóng); si no puede nutrir los dientes y el cabello, los primeros caerán y los segundos encanecerán prematuramente y/o también se caerán. Si la esencia del riñón no puede gobernar los huesos y la médula, se producirá flaccidez y atrofia en ambas piernas, con las consiguientes dificultades locomotoras y torpeza de movimientos. Este cuadro puede completarse con una lengua pálida y un pulso filiforme (细脉, Xì mài) y débil (弱脉, Ruò mài).

Esta entrada fue publicada en Mecanismos patológicos. Guarda el enlace permanente.