Agotamiento de la esencia causando una escasez de sangre 精亏血少 Jīng kuī xuè shǎo

Eduard Genís Sol, junio del 2017

El riñón almacena la esencia (肾藏精, Shèn cáng jīng) y ésta puede convertirse en sangre (血, Xuè); así, la esencia y la sangre provienen de la misma fuente (精血同源, Jīng xuè tóng yuán). Una y otra son sustancia fundamentales y si la esencia del riñón (肾精, Shèn jīng) está en plenitud, el y la sangre serán abundantes, el cuerpo estará esplendoroso y la esencia-espíritu (精神, Jīng shén) -o conciencia y reflexión- exuberante. Pero si la esencia es insuficiente (肾精不足, Shèn jīng bù zú), no podrá transformar la sangre, con lo cual la esencia-sangre (精血, Jīng xuè) será insuficiente y el cuerpo quedará privado de nutrición, lo que se traducirá en adelgazamiento (消瘦, Xiāo shòu), fatiga de la esencia-espíritu y sequedad corporal y del cabello acompañada de una tendencia a la caída de este último. Además, una esencia agotada y una sangre escasa (精亏血少, Jīng kuī xuè shǎo) no podrán ascender para nutrir la cabeza y los ojos, lo que dará lugar a una cabeza y una visión nubladas y a una complexión facial demacrada. Asimismo, la insuficiencia de la esencia del riñón provocará un agotamiento del y de la sangre, con lo que su circulación carecerá de fuerza; el consiguiente estancamiento del con estasis de sangre (气滞血瘀, Qì zhì xuè ) coartará el dinamismo del en el pecho y en los flancos, lo que se manifestará en forma de plenitud torácica y en los flancos y en dificultades para comer y beber. De la misma manera, una agotamiento de la esencia causará sequedad en la sangre (血燥, Xuè zào), que quedará retenida en el interior del cuerpo y que, si acaba pudriéndose, generará olor a pescado seco al inicio de la enfermedad.

Si la estasis de sangre (血瘀, X) queda retenida internamente y, con ello, no se genera sangre nueva, la sangre estática obstruirá los colaterales, que acabarán quebrándose y la sangre se derramará fuera de ellos; este cuadro se manifestará con esputos estriados de sangre, con irregularidades menstruales y con sangre en las heces. En este contexto, la lengua estará pálida y con petequias de estasis y el pulso, filiforme  (细脉, Xì mài) y rugoso (涩脉, Sè mài).

Esta entrada fue publicada en Mecanismos patológicos. Guarda el enlace permanente.