El estreñimiento crónico 慢性便秘 Màn xìng biàn mì

Eduard Genís Sol, noviembre del 2016

El concepto de estreñimiento engloba tanto una defecación que se produce cada tres o más días, como una excreción regular de heces resecas y deshidratadas, como una expulsión difícil y dolorosa de la materia fecal. En términos de medicina china, se puede generar a partir de once mecanismos simples:

- Calor externo y plenitud interna (外热内实, Wài rè nèi shí).

- Enfermedad del yáng menor y del yáng brillante (少阳阳明合病, Shǎo yáng yáng míng hé bìng).

- Estancamiento del del hígado y del bazo (脾胃气滞, Pí wèi qì zhì).

- Frío externo y plenitud interna (外寒内实, Wài hán nèi shí).

- Fuego plenitud en el hígado y la vesícula biliar (肝胆实火, Gān dǎn shí huǒ).

- Plenitud de las entrañas del yáng brillante (阳明腑实, Yáng míng fǔ shí).

- Sequedad-calor en el estómago y los intestinos (胃肠燥热, Wèi cháng zào rè).

- Vacío del del bazo y del pulmón (脾肺气虚, Pí fèi qì xū).

- Vacío de la sangre (血虚, Xuè).

- Vacío del yáng (阳虚, Yáng xū).

- Vacío del yīn (阴虚, Yīn xū).

 Sin embargo, un estreñimiento crónico -que suele afectar mayormente a las personas de edad avanzada y/o a las mujeres cercanas a la menopausia- se suele desarrollar a partir de una combinación de mecanismos más compleja: hay que tener en cuenta que, con la edad, las funciones del bazo se debilitan y se acaba generando un vacío simultáneo del y de la sangre (气血两虚, Qì xuè liǎng xū); al mismo tiempo, ni el yáng puro asciende debidamente ni el yīn turbio desciende adecuadamente (清阳不升浊阴不降, Qīng yángshēng, zhuó yīn bù jiàng), situación que inhibe el mecanismo del (气机, Qì jī) para, con ello, agravar la preexistente sobrepresión del hígado con estancamiento del (肝郁气滞, Gān yù qì zhì) propia de los adultos. En esta coyuntura, no hay suficiente para mover las heces en los intestinos o bien el está estancado y, con ello, el resultado es el mismo. Con el tiempo, un vacío de la  sangre    (血虚, Xuè) evoluciona hacia un vacío del yīn (阴虚, Yīn xū), y un vacío del del bazo (脾气虚, Pí qì ), hacia un vacío del yáng del riñón (肾阳虚, Shèn yáng xū); si este último se debilita, faltará calor para propulsar el mecanismo del , especialmente en el calentador inferior, en el hígado y en los intestinos, lo cual debilitará el metabolismo de los fluidos y la transformación, transmisión y excreción de las heces. Adicionalmente, un vacío crónico del , de la sangre, del yīn y del yáng, a los que se añada un estancamiento del , acaban generando una estasis de sangre (血瘀, Xuè yū) que, a la vez, complica tanto el estancamiento del como el vacío de la sangre. Finalmente, si una sobrepresión del hígado con estancamiento del se perpetua, se acaba transformando en calor (肝郁化热, Gān yù huà rè), y éste consume la sangre y el yīn y, con ello, los fluidos, creándose así un círculo vicioso que cronifica el estreñimiento.

¿Qué plan de tratamiento hay que establecer para tratar un cuadro tan complejo?

Siempre que anden en juego diversos mecanismos patológicos de forma simultánea hay que tratarlos todos al mismo tiempo; de manera que para tratar este cuadro habrá que tener en cuenta los siguientes métodos de tratamiento (治法, Zhì fǎ):

-          Fortalecer el bazo y suplementar el (健脾补气, Jiàn pí bǔ qì).

-          Nutrir la sangre, humedecer los intestinos y liberar las heces (养血润肠通便, Yǎng xuè rùn cháng tōng biàn).

-          Activar la sangre y transformar la estasis (活血化瘀, Huó xuè huà yū).

-          Clarificar el calor (清热, Qīng rè).

-          Enriquecer el yīn y calentar el yáng del riñón (滋肾阴温脾阳, Zī shèn yīn wēn shèn yáng).

-          Hacer ascender el yáng puro y hacer descender el yīn turbio (升清阳降浊阴, Shēng qīng yáng jiàng zhuó yīn).

El resto es relativamente fácil. Simplemente hay que escoger los remedios medicinales que lleven a cabo las acciones descritas y juntarlos en una prescripción. Adicionalmente, se puede recomendar al paciente una dieta ligera y blanda (轻淡, Qīng dàn) que, rica en (气) y moderada en wèi (味), promueva el ascenso del yáng puro (升清阳, Shēng qīng yáng) y el descenso del yīn turbio (降浊阴, Jiàng zhuó yīn); una dieta en la que abunden las verduras y la fruta fresca y que no contenga alimentos pimentados, ni calientes, ni secantes, ni alcohol.

Esta entrada fue publicada en Enfermedades. Guarda el enlace permanente.