Las píldoras anticonceptivas 避孕药 Bì yùn yào

Eduard Genís Sol, agosto del 2016

Las píldoras anticonceptivas se introdujeron durante los años sesenta del pasado siglo. Eran/son geniales: permiten fornicar sin límites y sin casi ningún riesgo estadístico de embarazo pero, ¿cómo actúan? y ¿a costa de qué? Vamos a verlo.

 

El efecto inmediato de las píldoras anticonceptivas es que evitan el embarazo mediante la supresión de la ovulación. Hay que decir que el concepto de ‘ovulación’ no forma parte del corpus teórico de la medicina china; ésta no posee el concepto de ‘óvulo’, sino sólo el de que la concepción tiene lugar cuando la sangre de la mujer combina con la esencia reproductora del hombre (生殖之精, Shēng zhí zhī jīng), o esperma, en la cámara de la sangre (血室, Xuè shì), o útero. Si ello no tiene lugar, no hay ninguna posibilidad de concebir.

 

Por otra parte, la medicina china identifica dos mecanismos patológicos (病机, Bìng jī) principales responsables de la infertilidad: el vacío de la sangre (血虚, Xuè xū) y la estasis de sangre (血瘀, Xuè yū). En el primer caso, no hay suficiente sangre en el útero para unirse con la esencia reproductora del hombre y ello puede deberse a un malfuncionamiento de alguno o de los tres órganos que transforman (化, Huà) la sangre: el bazo, el corazón o el riñón; en el segundo, puede que sí que haya suficiente sangre, pero ésta no fluye adecuadamente, está estancada y no puede unirse con la esencia reproductora del hombre. Esta estasis de sangre en el calentador inferior (下焦, Xià jiāo) de la mujer puede derivar de otros mecanismos tales como frío (寒, Hán), estancamiento del del hígado (肝气滞, Gān qì zhì), calor (热, ) o mucosidades-humedad (湿痰, Shī tán).

 

A la vista de lo expuesto anteriormente, ¿cuál de los dos mecanismos anteriores es responsable de la infertilidad inducida por las píldoras anticonceptivas? A la vista de los signos concomitantes que acompañan su uso, parece claro que se trata del segundo de ellos, ya que, además de la deseada infertilidad transitoria, podemos identificar toda una constelación de signos que puede incluir: hinchazón por agua (edema), aumento de peso, hemorragias por disrupción, cambios en el flujo menstrual -usualmente menstruaciones escasas (月经过少 , Yuè jīng guò shǎo)-, menstruaciones bloqueadas (经闭, Jīng bì) y una mayor tendencia a las infecciones fúngicas. Adicionalmente y con menor frecuencia pueden aparecer erupciones cutáneas, prurito y urticaria; cefalea, migraña e irritabilidad; náuseas, vómitos y abotargamiento; aumento de las mamas, con sensibilidad y secreciones; una pigmentación marronosa de la cara y una intolerancia a las lentes de contacto. Finalmente, en el peor de los escenarios  y como reacciones adversas, se pueden producir dolores articulares, tromboflebitis, embolia pulmonar, accidente cerebrovascular, hipertensión, embolia coronaria, trombosis retiniana, la formación de tumores hepáticos y depresión mental.

 

Existe un mecanismo común, directo o indirecto, productor de todos los “efectos colaterales” descritos que, además, también es generador de la estasis de sangre (血瘀, Xuè yū) que impide la concepción. Este mecanismo es un estancamiento del del hígado (肝气滞, Gān qì zhì): si el no fluye, la sangre se estanca; si lo hace, no puede alcanzar el útero; si no lo alcanza, no puede unirse con la esencia reproductora del hombre; si no se une, no hay embarazo. Así actúa la ‘píldora’. Voilà!

 

N.B: Un 20% de las camas hospitalarias están ocupadas por yatrogénesis: enfermedades producidas por un uso inadecuado de los medicamentos. Y no olvidemos que para la medicina china la yatrogénesis figura entre las causas ni internas ni externas (不内外因, Bù nèi wài yīn) de las enfermedades.

El siguiente artículo será “El diazepam (地西泮, De xī pàn)”.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.