Los Cuatro libros 四书 Sì shū

Eduard Genís Sol, mayo del 2016.

Tal y como explicábamos en nuestro anterior artículo, los textos clásicos chinos son la base de la cultura ancestral del país del Centro. Los Cuatro libros y los Cinco clásicos (四书五经, Sì shū wǔ jīng) eran de estudio obligatorio para los académicos confucionistas que querían llegar a ser oficiales gubernamentales.

Los Cuatro libros (四书, Sì shū) eran El Gran Estudio, o El Gran Aprendizaje (大学, Dà xué), La Doctrina del Justo Medio (中庸,  Zhōng yóng), Los Analectos (论语, Lún yǔ) de Confucio (孔子, Kǒng zǐ), y el libro de Mencio (孟子, Mèng zǐ). Los dos últimos son, en realidad, capítulos del Libro de los Ritos (礼记, Lǐ jì), y los dos primeros son colecciones de enseñanzas y proverbios de Confucio y de Mencio. Los Cuatro Libros en su conjunto definían la base del pensamiento confucionista (儒家思想, Rú jiā sī xiǎng) y, de hecho, constituían una introducción a los Clásicos (经典, Jīng diǎn), que eran bastante más complicados, tanto en extensión como en profundidad.

De hecho, la denominación de “Los Cuatro Libros” abrevia la de “Los Libros de los Cuatro Filósofos”, que son Mencio, los Analectos de Confucio, La Doctrina del Justo Medio, supuestamente escrito por  el nieto de Confucio, Zǐ Sī (子思), y El Gran Aprendizaje, atribuido a Zēng Shēn (曾参), un discípulo del propio Confucio. Todos ellos eran la base de los exámenes para el servicio civil (科举考试, Kē jǔ kǎo shì), con el objetivo de alcanzar un estatus superior, sobre todo durante las dinastías Míng y Qīng.

El Gran Aprendizaje 大学   Dà xué

Lleva el nombre de un capítulo del Libro de los Ritos (礼记, Lǐ jì). Consiste en un texto principal relativamente corto y atribuido a Confucio, y nueve capítulos de comentarios escritos por Zēng Zǐ (曾子), uno de los discípulos de Confucio. Su importancia estriba en el hecho de que significaba una vía de aprendizaje de multitud de temas referentes al pensamiento filosófico y político, aspectos que han sido sumamente influyentes tanto en el pensamiento clásico chino como en el moderno. Define una vía de aprendizaje en términos sociales que une espiritualidad y pragmatismo, y crea una visión del Dào confucionista (儒教, Rú jiào) radicalmente opuesta a la del taoísmo (道教, Dào jiào).

La Doctrina del Justo Medio  中庸  Zhōng yóng

También lleva el nombre de un capítulo del Libro de los Ritos (礼记, Lǐ jì). Tradicionalmente, la Doctrina del Justo Medio ha sido atribuida al nieto de Confucio, Zǐ Sī (子思). Se trata de un libro de 33 capítulos cuyo propósito es el de demostrar la utilidad de la vía dorada para alcanzar la virtud perfecta. Describe el camino prescrito por el mandato del Cielo; mandato que éste no sólo envía al emperador, sino también a todos sus súbditos. Seguir estas instrucciones celestiales a través del aprendizaje y de la enseñanza confiere automáticamente las virtudes confucionistas.

Los Analectos  论语 Lùn yǔ

Se trata de un libro de proverbios atribuidos a Confucio (孔子, Kǒng zǐ) y recopilados por sus discípulos. Escrito entre el periodo llamado de Primavera y Otoño (春秋时代, Chūn qiū shi dai) y el de los Estados Combatientes (战国时期, Zhàn guó shí qī), los Analectos de Confucio son una de las obras más representativas del confucionismo y poseedora de una gran influencia en el pensamiento chino.

Mencio  孟子 Mèng zǐ

Se trata de un libro de conversaciones entre Mencio y alguno de los reyes de su época. Al contrario que los proverbios de Confucio, que eran cortos y concisos, este libro consiste en largos diálogos de extensa prosa. Mencio argumenta que el ser humano nace con un sentido innato de la moral, pero que la sociedad lo corrompe por falta de posibilidades de cultivarse con influencias positivas. Por lo tanto, el objetivo de formarse en la moralidad es el de devolver a la gente su instinto moral innato. Coherente con este discurso, Mencio aseguraba que era perfectamente lícito destronar o matar a aquel gobernante que ignorara las necesidades del pueblo o que gobernara de forma inadecuada y abusiva.

Esta entrada fue publicada en Misceláneos. Guarda el enlace permanente.