La sal de mesa 食盐 Shí yán

Eduard Genís Sol, abril del 2016

La sal de mesa es de consumo universal en casi todas las culturas, pero, ¿qué incorpora al organismo?, ¿es caliente, fría, fresca o, tal vez, tibia?, ¿qué acciones posee?, y ¿para qué sirve desde la óptica de la medicina china? Vamos a verlo:

 Sabor (味): Salado.

Naturaleza (性): Fría.

Tropismo (归经): Estómago, riñón, intestino grueso e intestino delgado.

Acciones e indicaciones (功效主治):

- Armoniza el centro (和中, Hé zhōng) y, además, favorece la retención de agua, en caso de náuseas, cansancio e inapetencia, tras una pérdida de fluidos (transpiración, diarrea, vómitos).

- Clarifica el calor y refresca la sangre (清热凉血, Qīng rè liáng xuè), en caso de inflamación y dolor de garganta, aftas, glositis y/o gingivorragia, derivadas de calor plenitud o de calor en la sangre. En este caso, se trata de hacer gargarismos con agua salada.

- Guía la acción de los remedios medicinales hacia el riñón. Favorece la nutrición del yīn y la suplementación del yáng del riñón por el hecho de guiar los remedios hacia esta víscera.

La sal se utiliza como condimento, en forma de gargarismos, o como bebida, sin sobrepasar los 3 gramos diarios. Más de esta cantidad, sobre todo a partir de los 10 gramos ingeridos de una vez, induce al vómito y a la defecación.

Contraindicaciones (禁忌): No conviene en caso de tos, de hinchazón por agua (edema), o de diabetes. Hay que tener moderación en caso de enfermedades cardíacas, renales, de la sangre y en caso de hepatitis. Además, está totalmente desaconsejada en caso de hipertensión arterial o de un tratamiento prolongado con corticoides.

Todo ello y mucho más está incluido en “Nutrir y tratar con alimentos”, el libro de dietética china que recientemente hemos publicado y que se puede adquirir en www.medicinachinahoy.net.

Esta entrada fue publicada en Alimentos. Guarda el enlace permanente.