Fuego flotante 浮火 Fú huǒ

Eduard Genís Sol, diciembre del 2015

Con el proceso de envejecimiento, lo más común es que el yáng sea superabundante y el yīn insuficiente (阳常有余阴常不足, Yáng cháng yǒu yú yīn cháng bù zú). Pero no siempre es así: si eventualmente se generara un colapso del yáng (亡阳, Wáng yáng) de cierta magnitud, podría producirse un fuego flotante (浮火, Fú huǒ) derivado de un desplazamiento del yáng Qì hacia la parte superior del cuerpo (阳气浮越于上, Yáng qì fú yuè yú shàng) que dejaría vacía la parte inferior, de tal manera que todas las manifestaciones clínicas que encontraríamos serían de frío verdadero/calor aparente (真寒假热, Zhēn hán jià rè).

Si aconteciera esta desarmonía yīn yáng (阴阳失调, Yīn yáng shī tiáo) extrema podría manifestarse mediante una complexión roja, agitación, ascenso de tufaradas de calor, dolor de garganta, ausencia de aversión al frío, sed de bebidas calientes, inversión de frío en las extremidades, diarrea con alimentos sin digerir y un pulso débil (弱脉, Ruò mài).

Recordemos que un un colapso del yáng (亡阳, Wáng yáng) -o una deserción del yáng (阳脱, Yáng tuō)- define una debilidad extrema del yáng Qì caracterizada por un sudor y una piel fríos, un frío invertido en las extremidades, apatía, ausencia de sed o preferencia por los líquidos calientes, una lengua pálida, un pulso escondido (o bien filiforme y sin fuerza) y, en los casos extremos, un espíritu nublado (神昏, Shén hūn).

- Mecanismos patológicos (病机, Bìng jī): En el cuadro que nos ocupa, coexisten una exuberancia del yīn con una debilidad del yáng (阴盛阳衰, Yīn shèng yáng shuāi), de manera que un fuego flotante (浮火, Fú huǒ) no es más que un cuadro de frío verdadero/calor aparente (真寒假热, Zhēn hán jià rè), ya que presenta signos de frío y de calor simultáneamente; pero sólo los signos de frío son auténticos, mientras que los signos de calor son engañosos. Lo que en realidad sucede es que un frío yīn interno desplaza el calor yáng hacia la periferia. Con ello, el yáng Qì se concentra en la parte superior del cuerpo (阳气并于下, Yáng qì bìng yú xià) y deja vacía la inferior, tanto de su presencia como de sus funciones.

La complexión roja, la agitación, el ascenso de tufaradas de calor, el dolor de garganta, la ausencia de aversión al frío y la sed son todos ellos signos de un calor que asciende hacia la parte superior del cuerpo para secar los fluidos y agitar el espíritu del corazón. La sed de bebidas calientes, la inversión de frío en las extremidades, la diarrea con alimentos sin digerir y el pulso débil son signos del frío generado por un vacío del yáng (阳虚, Yáng xū).

El método de tratamiento (治法, Zhì fǎ) aplicable a un fuego flotante (浮火, Fú huǒ) es el de tratar el calor con el calor (热因热用, Rè yīn rè yòng). Ello supone un tratamiento paradójico (反治, Fǎn zhì) que, como tal, conlleva el uso de remedios de naturaleza tibia y caliente (温热药, Wēn rè yào). Complementariamente, también hay que devolver el fuego a su origen (引火归原, Yǐn huǒ guī yuán).

Recordemos que devolver el fuego a su origen significa hacer descender el fuego ministerial (相火, Xiāng huǒ) y conducirlo a su procedencia, a la puerta de la vida (命门, Mìng mén); y que para hacerlo tendremos que utilizar remedios que hagan descender el fuego ministerial (降相火药, Jiàng xiāng huǒ yào). Los principales son los siguientes:

川牛膝  (Shēng) Chuān Niú Xī

胡黄连  Hú Huáng Lián

怀牛膝  (Shēng) Huái Niú Xī

黄柏     (Yán Zhì) Huáng Bò

牡丹皮 Mǔ Dān Pí

肉桂    Ròu Guì

天门冬  (Shēng) Tiān Mén Dōng.

玄参    Xuán Shēn

泽泻    (Yán Zhì) Zé Xiè

知母      (Yán Zhì) Zhī Mǔ

Esta entrada fue publicada en Mecanismos patológicos. Guarda el enlace permanente.