El pulmón 肺 Fèi

Eduard Genís Sol, octubre del 2015.

El pulmón es una víscera básica en la fisiología del y de los fluidos y, por añadidura, en la de la digestión. Repasemos un poco sus funciones:

El pulmón gobierna el (肺主气, Fèi z); el pulmón gobierna el de todo el cuerpo (肺主一身之气, Fèi z yī shēn zhī ); el pulmón es la raíz del , todo el se dirige al pulmón (肥著气之本,诸气著皆属于肺, Fèi zhe qì zhī běn, zhū zhe jiē shǔ yú fèi). Estas tres afirmaciones expresan claramente que el pulmón es el gobernante del . Ello significa que el pulmón participa de la generación y de la transformación del . El puro (清气, Qīng) que hace ascender el bazo, combina con el gran (大气, Dà qì) de la respiración, y ambos se conjuntan para generar el ancestral (宗气, Zōng). Adicionalmente, el pulmón gobierna la difusión y el descenso depurativo (肺主宣散和肃降, Fèi z xuān sàn hé sù jiàng) del . Difundir (宣散, Xuān sàn) significa esparcir el y los fluidos por todo el cuerpo. Este movimiento proporciona nutrición a la piel, controla la transpiración y mantiene libres los orificios nasales. El descenso depurativo (肃降, Sù jiàng) hace referencia al movimiento descendente del del pulmón, movimiento que evita las acumulaciones de agua que, en caso de producirse, podrían generar disnea o hinchazón por agua  (水肿, Shuǐ zhǒng).

El pulmón gobierna la difusión y la efusión (肺主宣发, Fèi z xuān fā). Difusión, como hemos visto, significa esparcir el y los fluidos por todo el cuerpo. Efusión significa la distribución del y de la transpiración desde los poros hacia el exterior del cuerpo, así como la expulsión (透, Tòu) de cualquier perverso externo que pueda haber penetrado y que se pueda haber alojado en el exterior defensivo (外卫, Wài wèi).

El pulmón gobierna el descenso depurativo (肺主肃降, Fèi z sù jiàng): El descenso depurativo, o la depuración y el descenso, hacen referencia a la función del del pulmón de difundir hacia abajo tanto el como los fluidos y distribuirlos por el resto del cuerpo.

El pulmón gobierna la libre fluidez y la regularización de la vía del agua (肺主通调水道, Fèi z tōng tiào shuǐ dào): El pulmón difunde y hace descender los fluidos del cuerpo. Por lo tanto, se dice que el pulmón gobierna la libre fluidez y la regularización de la vía del agua. Traducido a un lenguaje coloquial, ello significa que el pulmón, junto con el bazo, el riñón, los intestinos y la vejiga, regulan el metabolismo del agua. Y regularizar la vía del agua representa la refundición de dos funciones:

La difusión (宣, Xuān), que implica distribuir los fluidos por el organismo, sobre todo por la piel, desde donde abandonan el cuerpo en forma de transpiración. Si la difusión está dañada, los intersticios permanecen cerrados y se produce una ausencia de transpiración.

El descenso depurativo (肃降, Sù jiàng) que, en definitiva, comporta conducir el agua hacia abajo, hacia el riñón, para que este órgano realice una transformación puro-impuro, y, posteriormente, la vejiga. Si el descenso depurativo está dañado, la orina puede quedar inhibida y producirse una hinchazón por agua (edema).

El pulmón es la fuente superior del agua (肺为水之上源, Fèi wéi shuǐ zhī shàng yuán): En medicina china, las tres vísceras básicas que controlan el movimiento y la transformación de los fluidos en el cuerpo son el pulmón, el bazo y el riñón, y cada uno de ellos reside en uno de los tres calentadores, superior, medio e inferior, respectivamente. Por lo tanto, el pulmón es la fuente superior del agua, ya que tiene que hacer descender los fluidos a través del descenso depurativo (肃降, Sù jiàng).

El pulmón es el gobernante del eje del , mientras que el bazo es la fuente de generación del (肺为主气之枢, 脾为生气之源, Fèi wéi zzhī shū, pí wéi shēng qì zhī yuán): El eje o el pívot del hace referencia al mecanismo o dinamismo del (气机, ), es decir, a los cuatro movimientos del : ascenso, descenso, entrada y salida. El pulmón, vía respiración, gobierna estos cuatro movimientos del . A pesar de ello, es el bazo el que genera el .

El pulmón depende del bazo para su nutrición (肺寄养于脾, Fèi jì yǎng yú ): El del pulmón es nutrido por el bazo. Por lo tanto, si el del bazo está vacío y débil, el del pulmón puede también estar vacío y ser insuficiente.

El pulmón gobierna el exterior del cuerpo entero (肺主一身之表, Fèi z yī shēn zhī biǎo). Ello implica que el pulmón gobierne el exterior defensivo (肺主卫表, Fèi z wèi biǎo), y significa que el pulmón gobierna tanto el exterior del cuerpo como el defensivo (卫气, Wèi qì).

El pulmón es el receptáculo que contiene las mucosidades (肺为贮痰之器, Fèi wèi zhù tán zhī qì) y el bazo es la fuente de generación de las mucosidades (脾为生痰之源, Pí wéi shēng tán zhī yuán): En buena parte de los casos de mucosidades acumuladas en el pulmón, éstas proceden de un bazo dañado que no transforma o no transporta los fluidos de forma adecuada. Éstos se acumulan primero en forma de humedad que, posteriormente, acaba consolidando en forma de mucosidades que ascienden al pulmón para alojarse en él.

El pulmón y el riñón se generan mutuamente (肺肾相生, Fèi shèn xiāng shēng): De acuerdo con la teoría de las cinco fases (五行, xíng), el pulmón (la fase madre) genera el riñón (la fase hijo). El pulmón y el riñón también trabajan conjuntamente en términos de respiración, de manera que el pulmón gobierna el y el riñón es la raíz del . Adicionalmente, el pulmón envía el hacia abajo y el riñón recoge este dentro del cuerpo. Además, la raíz de todo el yīn del organismo es el riñón. Por lo tanto, un vacío del yīn del pulmón puede conducir a un vacío del yīn del riñón y viceversa. Por lo tanto, la relación de generación entre el pulmón y el riñón es bidireccional. Se produce en los dos sentidos.

Esta entrada fue publicada en Teoría básica. Guarda el enlace permanente.