El patrón de las flores de otoño 秋花征 Qiū huā zhēng

Eduard Genís Sol, agosto del 2015

No hace mucho, leímos en un ejemplar atrasado del Journal of Chinese Medicine un artículo que versaba sobre una conferencia que el Dr. Shū Lán Tāng (淑兰汤) impartió en Manchester en el año 2008 y que se titulaba El patrón de las flores de otoño (秋花征, Qiū huā zhēng). Lo leímos con interés, ya que este patrón no es un clásico de la medicina china, de manera que debía tratarse de un bautizo propio con reminiscencias poéticas.

Y, efectivamente, así era, Shū había descubierto la pólvora. Desde nuestro punto de vista, simplemente refundía en un título poético lo que siempre había existido y siempre se había tratado.

Para Shū, el otoño representa la mitad de la vida de una persona y la flor simboliza a la mujer, con lo cual “una flor de otoño” viene a ser una mujer de mediana edad y “el patrón de las flores de otoño” se produce exclusivamente en mujeres de esta edad en la que la menopausia no queda demasiado lejana, el yīn anda por la mitad, el bazo ya no funciona como antaño, la belleza se marchita, los problemas crecen y el hígado se manifiesta. Un clásico.

Según él, los signos principales del patrón son: tristeza y depresión mental, cansancio general, palpitaciones cardíacas, insomnio, olvidos, manos y pies fríos, menstruaciones escasas y de un color pálido, cara y lengua pálidas, lengua gruesa con marcas dentales y una capa delgada y blanca y un pulso profundo, filiforme y débil.

En cuanto a las causas, las subdivide en internas y externas:

- Causas internas: un vacío del y de la sangre derivado de la pérdida de sangre y del que conllevan las menstruaciones sobrevenidas durante media vida, los embarazos, los partos y la lactancia; o bien un vacío del yīn del riñón propio de la edad.

- Causas externas: exceso de presiones profesionales y familiares y tensiones conyugales que acaban afectando las funciones de los órganos internos y, con ello, la armonía -sangre.

Nuestro increíble Shū continuó su disertación explicando que el patrón de las flores de otoño posee cuatro subpatrones:

- Sobrepresión del hígado transformada en calor y vacío del yīn del riñón (肝郁化热肾阴虚, Gān yù huà rè shèn yīn xū).

- Vacío y debilidad del y de la sangre (气血虚弱, Qì xuè xū ruò).

- Mucosidades turbias nublando los orificios del corazón (痰浊蒙蔽心窍, Tán zhuó méng bì xīn qiào).

- Acumulación de y estancamiento de humedad-calor con hiperactividad del fuego del hígado y el del corazón (湿热积滞肝心火亢盛, Shī rè jī zhì gān xīn huǒ kàng shèng).

 

A continuación, expuso los signos de cada uno de los subpatrones (obviando la explicación de los mecanismos patológicos causantes de los mismos), propuso unos cuantos remedios medicinales y unas cuantas fórmulas fijas para tratarlos y finalizó su intervención con la exposición de un ejemplo práctico del tratamiento de una mujer que presentaba este patrón de su invención.

Comentarios

Posiblemente el público asistente a la conferencia era sumiso, no demasiado conocedor de la medicina china y se limitó a quedar profundamente impresionado. Pero quizás asistió alguien que formuló un par de preguntas lógicas al Dr. Shū Lán Tāng: ¿No cree usted que su patrón de las flores de otoño ya está incluido en la Teoría del yīn fuego (阴火学说, Yīn huǒ xué shuō) elaborada por Lǐ Dōng Yuán (李东垣) y Zhū Dān Xī (朱丹溪) hace unos 800 años?, y ¿por qué razón cuando usted describe las “causas externas” de “su” patrón hace usted referencia implícita a los sentimientos (情, Qíng), si la medicina china categoriza de forma expresa a estos últimos como “causas internas (内因, Nèi yīn)” de las enfermedades?

Esta entrada fue publicada en Mecanismos patológicos. Guarda el enlace permanente.