La morera 桑

Eduard Genís Sol, noviembre del 2014

La morera es el paradigma de vegetal del que se aprovechan diferentes partes del mismo para convertirlas en remedios medicinales. Concretamente, las hojas, las ramillas y la corteza de la raíz son tres remedios integrantes de la materia médica china. Cada una de ellas tiene vida propia y despliega diferentes acciones. Veámoslo.

桑叶 Sāng: Picantes, dulces y frías, las hojas de morera poseen un tropismo hacia el pulmón y el hígado. Sin cocción (生, Shēng), disipan el viento-calor (sobre todo tratan la tos y los ojos hinchados y enrojecidos). Tostadas con miel (蜜炙, zhì), clarifican el pulmón (en caso de calor plenitud o de sequedad) y detienen la tos. Salteadas al marrón (炒焦, Chǎo jiāo), clarifican el hígado e iluminan los ojos (dañados bien por un calor en el hígado o por un vacío del yīn del hígado). De 5-10 gramos diarios.

桑枝 Sāng Zhī: Las ramillas de morera son amargas y neutras y su tropismo único es el hígado. Tostadas con vino (酒炙, Jiǔ zhì), disipan el viento, liberan los colaterales y desinhiben las articulaciones (tratan tanto el patrón de impedimento por viento-humedad-calor, como el patrón de impedimento por viento-frío-humedad, especialmente cuando se produce en las extremidades superiores). Además, también tratan el impedimento de los tendones y los golpes y caídas (o traumatismos) y movilizan el agua y dispersan la hinchazón (tratan el de la pierna, o beriberi). De 15-30 gramos diarios.

桑白皮 Sāng Bái Pí: La corteza de la raíz de morera es dulce, fría y se dirige al pulmón y a la vejiga. Clarifica el pulmón y calma la disnea. Se utiliza sin cocción (生, Shēng) en caso de tos y disnea por calor del pulmón con mucosidades profusas y en caso de mucosidades-calor; salteada al marrón (炒焦, Chǎo jiāo) en caso de mucosidades-frío, y tostada con miel (蜜炙, zhì) en caso de mucosidades-sequedad con un vacío del yīn. Además, sin cocción (生, Shēng), desinhibe el agua y dispersa la hinchazón (hace descender el del pulmón para regularizar la vía del agua), y detiene las hemorragias y clarifica el hígado (en caso de epistaxis y/o hematemesis). De 10-15 gramos diarios.

Esta entrada fue publicada en Farmacopea. Guarda el enlace permanente.