Las ‘joyas’ de la materia médica 本草珠宝

Eduard Genís Sol, noviembre del 2014

Entre los remedios que integran la materia médica china podemos encontrar algunos que también se utilizan en joyería: oro, nácar, ámbar y perlas. Todos ellos tienen en común el hecho de poseer un marcado carácter descendente y, con ello, tranquilizar el espíritu del corazón. Vamos a verlos:

真珠 Zhēn Zhū: Las perlas son dulces, saladas y frías. Con tropismo hacia el corazón y el hígado, se utilizan siempre sin cocción (生, Shēng). Sosiegan el corazón y tranquilizan el espíritu (en caso de palpitaciones, epilepsia o viento de espanto) y clarifican el hígado y eliminan las obstrucciones oculares (en caso de ojos hinchados y dolorosos debido a un calor en el hígado y en caso de una visión nublada generada por un vacío del yīn/sangre del hígado). Asimismo, en uso externo y en polvo, regeneran los tejidos y cierran las heridas (úlceras que no curan, eczemas y quemadas). De 0,3-1 gramos diarios en polvo.

 珍珠母 Zhēn Zhū Mǔ: El nácar es salado, frío y con tropismo hacia el hígado y el corazón. Se utiliza siempre sin cocción (生, Shēng), pero en uso externo (aplicación tópica) es mejor calcinado (煅, Duàn). Sin cocción (生, Shēng), calma el hígado, sojuzga el yáng y clarifica el hígado (ante un ascenso hiperactivo del yáng del hígado, con vértigo y acúfenos; o bien ante un ascenso hiperactivo del yáng del hígado con un calor del hígado concomitante que genera agitación e irritabilidad) y clarifica el hígado e ilumina los ojos (en caso de unos ojos hinchados y dolorosos por calor en el hígado, o en caso de hemeralopía y/o de una disminución de la visión producida por un vacío del yīn o de la sangre del hígado). Además, sosiega el corazón y tranquiliza el espíritu (en caso de palpitaciones, insomnio, convulsiones en cuadros de epilepsia y de ‘viento de espanto’ y en caso de ‘manía y retirada’). Calcinado (煅, Duàn), seca la humedad y cierra las llagas que rezuman líquido (aplicación tópica en polvo de (Duàn) Zhēn Zhū Mǔ + (Duàn) Mǔ Lì + (Duàn) Míng Fán). De 10-30 gramos diarios machacados y predecoctados. La cantidad necesaria (en polvo) para uso externo. Hay que tener precaución durante el embarazo.

琥珀 Hǔ Pò: El ámbar es dulce y neutro. Se dirige al corazón y al hígado y se utiliza siempre sin cocción (生, Shēng). Sosiega el espanto y tranquiliza el espíritu (en caso de agitación del espíritu, manía y retirada, viento de espanto infantil o epilepsia). Además, también tranquiliza el alma etérea (魂, Hún) y la corpórea (魄, ). Activa la sangre y transforma la estasis (actúa a nivel cardíaco y ginecológico: dolor torácico, dolor menstrual, menstruación bloqueada, concreciones y conglomeraciones o retención de loquios) y desinhibe la orina y libera la estranguria (en caso de estranguria del calor, de la sangre o de la piedra). De 1-3 gramos diarios en polvo o en píldoras. Hay que tener en cuenta que no se disuelve en el agua debido a su estructura resinosa. Contraindicado ante un vacío del yīn con calor vacío, o bien si el paciente orina frecuentemente.

金箔 Jīn Bó: Se trata de láminas de oro para envolver las píldoras, o bien de oro en polvo (de 0,5-1 gramo diario). Picante y neutro, el oro penetra en el  corazón y el hígado. Se utiliza siempre sin cocción (生, Shēng) para sosegar el espanto y tranquilizar el espíritu (en caso de palpitaciones, epilepsia o viento de espanto) y clarificar el calor y resolver la toxicidad (en uso externo -tópico- para tratar la otitis purulenta).

Esta entrada fue publicada en Farmacopea. Guarda el enlace permanente.