¿Teoría o práctica en el estudio de la medicina interna?

Eduard Genís Sol, setiembre del 2014

¿Teoría o práctica en el estudio de la medicina interna? La respuesta es subjetiva y depende del contexto. En China tienen las dos, por supuesto. No sólo en el transcurso de los estudios (de rango universitario) de medicina china sino que, una vez que estos han finalizado, la práctica clínica guiada abarca unos años. Ello es muy enriquecedor, ya que trabajar al lado de un médico experto y poseedor de amplia experiencia supone un aprendizaje práctico sistemático y exhaustivo de todo lo aprendido durante la carrera. Se trata del complemento lógico e ideal.

En occidente esta práctica no existe o, en el mejor de los casos, no es ni completa ni adaptada al mundo real. ¿Fibromialgia?, ¿fatiga crónica?, ¿colon irritable?… ¿cómo se tratan? ¿A quién, en occidente, le han proporcionado suficiente formación para enfrentarse a este tipo de tratamientos complejos? La respuesta es simple: poca gente ha tenido acceso a ello.

No poseer una formación práctica sistematizada sólo puede compensarse con una sólida base teórica. Y, usualmente, dicha base no puede encontrarse ni en los textos elementales editados en las diferentes escuelas occidentales de medicina china, ni en sus austeras bibliotecas. Todavía más, desde mi punto de vista, tampoco puede hallarse en la inmensa mayoría de textos escritos en español, de manera que, en caso de no leer el chino, no queda otro remedio que acudir a otras lenguas, especialmente el inglés y, en menor medida, el francés. Si podemos leer en alguno de los citados idiomas, tendremos la posibilidad de instruirnos a partir de la lectura de centenares de libros (escogidos cuidadosamente de entre la enorme basura de textos de medicina china publicados en occidente), y a partir de la lectura de miles de artículos elegidos selectivamente entre la monumental mugre que inunda internet. Los hay de buenísimos.

No es fácil, pero es posible: sólo hay que tener criterio a la hora de escoger. ¿Criterio? Sí, el necesario para separar la claridad de la porquería. ¿Cómo? Personalmente, cuando quiero comprar un libro de medicina china me leo el índice y, en función de la terminología empleada, separo lo claro de lo turbio. Así, por ejemplo, si aparece la palabra ‘energía’ en lugar de ‘’, ya no miro más, convencido de que el contenido no vale la pena. Hay otras palabras clave para realizar dicha separación: ‘meridianos’, ‘síndromes’, ‘diagnóstico diferencial’…todos ellos son términos biomédicos que nada tienen que ver con los propios de la medicina china.

En www.medicinachinahoy.net pronto empezaremos a preparar una serie de cursos ‘on line’ focalizados en el tratamiento de enfermedades con medicina china. No con acupuntura, sino con medicina herbal, que es la modalidad propia de la medicina interna. Una enfermedad por curso, explicada de manera entendible pero, al mismo tiempo, de forma rigurosa y útil, y todo ello a precios realmente módicos. Explicaremos cómo se trata la fibromialgia, la fatiga crónica, la hipertensión arterial y un amplio etcétera de enfermedades ‘modernas’. Pronto, muy pronto.

Esta entrada fue publicada en Misceláneos. Guarda el enlace permanente.