La enfermedad de Raynaud 雷诺氏病 Léi nuò shì bìng

Eduard Genís Sol, marzo del 2021.

La enfermedad, o el fenómeno, de Raynaud es un desorden paroxístico-presenta una exacerbación o una intensificación repentina y periódica de los síntomas- que afecta las manos y/o, de forma menos frecuente, los pies. Es debido a una vasoconstricción de las arterias y las arteriolas, con ataques repentinos de palidez y frío en los dedos que pueden durar desde unos pocos minutos hasta más de una hora. Suele afectar principalmente a las mujeres de menos de cuarenta años y focaliza principalmente en los tres dedos centrales, de manera que empieza por la punta de uno o dos de ellos y se extiende a todo el dedo para continuar con los otros, aunque raramente afecta al pulgar. Los cambios de color en los dedos afectados son claramente visibles, y pueden presentar desde palidez a cianosis o eritema. En primera instancia, el vasoespasmo -estrechamiento de los vasos sanguíneos- da lugar a manifestaciones isquémicas como una piel pálida y moteada, unos dedos fríos, un dolor lacerante y la posibilidad de entumecimiento y rigidez de los dedos, que presentan dificultades de flexión y extensión. Todo ello suele durar unos pocos minutos hasta pasar a una segunda fase en la que la relajación del vasoespasmo da lugar a un espesamiento de la piel y a cianosis; durante esta fase la piel adquiere una coloración azul oscuro o marrón oscuro que, en los peores escenarios, se acompañan de un dolor lacerante y pulsátil. En una tercera fase, que puede acompañarse de un dolor abrasador, el área afectada empieza a percibirse caliente y enrojece y la sensación pulsátil aumenta hasta que se restaura la coloración normal de los dedos. Hay que decir que entre episodios las manos presentan una apariencia normal y que los ataques aumentan tanto en frecuencia como en severidad en condiciones de frío ambiental. Si la enfermedad se cronifica, puede producirse una atrofia de la piel e, incluso, úlceras en la punta de los dedos y pequeñas áreas de gangrena.

La enfermedad de Raynaud es una enfermedad autoinmune que la medicina china no posee en su catálogo clásico, pero que la clasifica como un patrón de impedimento (痹证, Bì zhèng); concretamente, un impedimento de los vasos (脉痹, Mài bì) o un impedimento del frío (寒痹, Hán bì). Atribuye su generación y desarrollo a diversas causas, tanto internas como internas: frío ambiental, desarmonía entre el y la sangre y disfunciones de los órganos internos, siendo los estímulos emocionales factores desencadenantes en determinados casos. Así, los patrones con los que se puede expresar esta enfermedad son los siguientes por orden alfabético:

- Acumulación de frío vacío (虚寒积, hán).

- Calor tóxico derivado de una estasis de sangre (毒热由于血瘀, Dú rè yóu yú xuè yū).

- Vacío del con estasis de sangre (气滞血瘀, Qì zhì xuè yū).

- Vacío de la sangre con frío en la sangre (血虚血寒, Xuè xū xuè hán).

- Vacío del yáng del bazo y del riñón (脾肾阳虚, Pí shèn yáng xū).

- Vacío del yīn con calor vacío (阴虚虚热, Yīn xū xū rè).

- Vacío simultáneo del yīn y del yáng (阴阳两虚, Yīn yáng liǎng xū).

Veamos cada uno de estos patrones:

Acumulación de frío vacío  虚寒积   hán jī

Un vacío del yáng (阳虚, Yáng ) implica un desarreglo en las funciones de calentamiento (温煦, Wēn xù), de movilización (推动, Tuī dòng), de transformación (化, Huà) y de defensa (防御, Fáng yù) del yáng . Este patrón puede generarse a partir de una insuficiencia del Cielo anterior (先天不足, Xiān tiān bù zú) -o deficiencia congénita-, debido a enfermedades crónicas (慢性病, Màn xìng bìng) o a un frío perverso que daña al yáng (por ejemplo: los alimentos crudos y fríos -tanto de temperatura como de naturaleza- consumidos inadecuada e inmoderadamente tienden a dañar el yáng del bazo y, por extensión, el del riñón). Suele afectar a personas con una constitución débil y a las de edad avanzada y con un organismo debilitado, pero también puede aparecer en el transcurso de enfermedades de larga duración y, a cualquier edad, en personas sujetas a dietas inadecuadas y aberrantes.

Un vacío del yáng genera frío interno, de manera que este patrón también recibe el nombre alternativo de frío vacío (虚寒, hán). Y si el yáng está vacío, la función de calentamiento (温煦, Wēn xù) del yáng queda dañada y, por extensión, teniendo en cuenta que el forma parte de la esfera del yáng, también quedarán mermadas las funciones de movilización, contención y transformación del ; de manera que un vacío del yáng comporta signos propios de un vacío del(气虚, ) a los que se añaden signos de frío interno. Los signos generales y específicos de un vacío del yáng son: aversión al frío (恶寒, Wù hán), manos y pies fríos (手足清冷, Shǒu zú qīng lěng), extremidades hinchadas (肢肿按, Zhī zhǒng àn), lumbalgia (腰痛, Yāo tòng), diarrea     (腹泻, Fù xiè), micciones claras y abundantes (小便清长, Xiǎo biàn qīng zhǎng), micciones nocturnas frecuentes (频繁的夜尿, Pín fán de yè niào), debilidad del deseo sexual (阳弱, Yáng ruò), impotencia (阳痿, Yáng wěi), infertilidad por frío en el útero   (宫寒不孕, Gōng hán bù yùn), una cara pálida (面淡白, Miàn dàn bái), una lengua pálida (舌淡, Shé dàn) con la saburra blanca (舌苔白, Shé tāi bái) y un pulso profundo y lento (沉迟脉, Chén chí mài) o débil (弱, Ruò). En el caso específico de la enfermedad de Raynaud, se manifiesta además con una piel pálida y moteada de los dedos, con entumecimiento y dolor, y con una sensación de frío y dolor articular (falanges).

Los métodos de tratamiento (治法, Zhì fǎ) adecuados son calentar el yáng y disipar el frío (温阳散寒, Wēn yáng sàn hán) y activar la sangre y liberar los colaterales (活血通络, Huó xuè tōng luò), acciones que se pueden llevar a cabo con una modificación de la decocción para calentar el riñón y liberar los colaterales (温肾通络汤, Wēn shèn tōng luò tāng).

Calor tóxico derivado de una estasis de sangre  毒热由于血瘀  Dú rè yóu yú xuè yū

Tanto un estancamiento del (气滞, Qì zhì), como un vacío del mismo (气虚, Qì xū), o el calor en la sangre (血热, Xuè rè), o incluso el frío en la sangre (血寒, Xuè hán) pueden generar una estasis de sangre (血瘀, Xuè yū), y suelen ser los responsables principales de este patrón. Una estasis de sangre hace referencia a una ralentización del flujo de la sangre, a un estancamiento local de la sangre en los vasos, o a una acumulación local de sangre fuera de ellos.

Una estasis de sangre a nivel de los miembros y de la piel puede expresarse con tumefacciones dolorosas de color morado (重痛青紫, Zhòng tòng qīng zǐ). Asimismo, una estasis de sangre en las extremidades puede acabar generando un calor tóxico (毒热, Dú rè) que se expresa con úlceras superficiales en los dedos de las manos (y, eventualmente, también en los de los pies) y también cabe la posibilidad de que acabe provocando gangrena (坏疽, Huài jū) en los casos severos. Todo ello puede acompañarse de una lengua roja (舌红, Shé hóng) y de un pulso de cuerda (弦, Xián) o rugoso (涩, ). Para tratar este patrón, que suele producirse si la enfermedad se cronifica, hay que clarificar el calor, resolver la toxicidad y refrescar la sangre (清热解毒凉血, Qīng rè jiě liáng xuè) y transformar la estasis y liberar los colaterales (化瘀通络, Huà yū tōng luò). Se puede hacer modificando la decocción de los cuatro héroes misteriosos que descansan (四妙勇安汤, Sì miào yǒng ān tāng).

Vacío del con estasis de sangre  气滞血瘀  Qì zhì xuè yū

Un estancamiento del (气滞, Qì zhì) puede dar lugar a una estasis de sangre (血瘀, Xuè yū); y aquél, básicamente, se produce por causas emocionales tales como la ira, la depresión, la frustración o el estrés. Cuando una persona vive constantemente en situaciones como las citadas, la movilidad de su acaba viéndose afectada, se ralentiza y/o se estanca y, como consecuencia, también lo hace la circulación de la sangre.

Esta última depende de la fluidez que proporciona el del hígado. Si éste está estancado, la consiguiente inhibición del mecanismo del (气机, Qì jī) impedirá que el flujo de sangre sea el habitual; si ésta se ralentiza hasta el punto de estancarse y no avanzar, congestionará los vasos para formar una estasis de sangre (血瘀, Xuè yū). Por consiguiente, tanto los dedos de las manos como los de los pies pueden verse afectados por ello y, en el caso de la enfermedad de Raynaud, se manifiesta con una intermitencia de frío y palidez en los dedos de las manos y/ o de los pies, que van adquiriendo progresivamente una tonalidad cianótica y que se acompaña de entumecimiento y de un dolor lacerante que se alivia con la aplicación de calor (el calor reactiva la circulación). Podemos encontrar un pulso filiforme (细, ) y débil (弱, Ruò).

Los métodos de tratamiento (治法, Zhì fǎ) apropiados son suplementar el y calentar el yáng (补气温阳, Bǔ qì wēn yáng) y movilizar el , activar la sangre y liberar los colaterales (行气活血, Xíng qì huó xuè tōng luò). Para ello, se puede modificar la decocción de los cinco agentes con astrágalo y ramillas de canela (黄芪桂枝五物汤, Huáng qí guì zhī wǔ wù tāng).

Vacío de la sangre con frío en la sangre 血虚血寒  Xuè xū xuè hán

Un vacío de la sangre suele aparecer tanto en mujeres jóvenes (las menstruaciones y la gestación suponen un ‘dispendio’ de sangre), como en los ancianos (cuya capacidad de generación de la sangre está en pleno declive). Así, un vacío de la sangre (血虚, Xuè xū) puede desencadenarse a partir de que la sangre no se genere en cantidad suficiente; lo que puede suceder, por ejemplo, si el bazo es deficiente y no produce suficiente del agua y de los cereales (水谷之气, Shuǐ gǔ zhī ). Es por ello que una alimentación adecuada, una buena digestión y una buena asimilación de las esencias de los alimentos impiden alcanzar este punto, al cual también podría llegarse a partir de hemorragias crónicas de pequeñas cantidades de sangre o por el hecho de que una estasis de sangre   (血瘀, Xuè yū) impidiera la formación de nueva sangre. Si hay un vacío de la sangre, ésta no podrá desarrollar adecuadamente las funciones de construir y nutrir (营养, Yíng yǎng) y de enriquecer y humedecer (滋润, Zī rùn) el conjunto del organismo. Por otra parte, una penetración de frío externo (外寒, Wài hán) puede invadir el aspecto sangre (血分, Xuè fēn), o bien una abundancia de frío interno -a causa de un vacío del yáng (阳虚, Yáng xū)- pueden generar un frío en la sangre  (血寒, Xuè hán) y perturbar la circulación de la misma. Hay que tener en cuenta que para transitar adecuadamente, la sangre necesita de un cierto grado de tibieza; si no lo tiene, se enfría y, como consecuencia, su circulación se ralentiza y, de la misma manera, los vasos sanguíneos se contraen para perjudicar a la circulación del líquido sanguíneo. En este cuadro, la enfermedad de Raynaud se expresa con unos dedos fríos y pálidos, situación que se exacerba tanto por exposición al frío como a partir de estímulos emocionales, se agrava durante el invierno y se alivia en verano. La lengua es pálida (舌淡白, Shé dàn bái) y el pulso filiforme (细, ) y lento (迟, Chí).

Los métodos de tratamiento (治法, Zhì fǎ) adecuados son nutrir la sangre y transformar la estasis (养血化瘀, Yǎng xuè huà yū) y calentar los canales y disipar el frío (温经散寒, Wēn jīng sàn hán). Para lograrlo, podemos modificar la decocción de angélica para las cuatro inversiones (当归四逆汤, Dāng guī sì nì tāng).

Vacío del yáng del bazo y del riñón  脾肾阳虚  Pí shèn yáng xū

Ante un vacío del yáng Qì, las funciones de calentamiento (温煦, Wēn xù), de movilización (推动, Tuī dòng) y de transformación del (气化, Qì huà) quedan dañadas, con lo cual se debilitan las actividades funcionales del organismo y se genera frío a causa del vacío del yáng. Este patrón se caracteriza por presentar signos tanto de un vacío del yáng del bazo como de un vacío del yáng del riñón. De hecho, el vacío de uno conduce al del otro y viceversa; y este cuadro suele generarse como resultado de enfermedades crónicas que, de por sí, dañan el yáng; aunque, adicionalmente, un vacío prolongado del yáng del bazo puede afectar al yáng del riñón y generar un vacío del yáng del bazo y del riñón (脾肾阳虚, Pí shèn yáng xū). Éste se manifiesta mediante aversión al frío (恶寒, Wù hán), un dolor frío en las lumbares y las rodillas (下肢膝冷痛, Xià xī zhī lěng tòng), hinchazón por agua (水肿, Shuǐ zhǒng) -o edema-, particularmente pronunciada en la parte inferior del cuerpo, piernas y cara hinchadas (脚面肿, Tuǐ miàn zhǒng), vómitos (呕吐, Ǒu tù), diarrea lientérica (下利清谷不化, Xià lì qīng gǔ bù huà), diarrea crónica (慢性腹泻, Màn xìng fù xiè) o bien diarrea de las cinco de la madrugada (五更泄, Wǔ gēng xiè) -conocida como “diarrea del canto del gallo”-, debilidad del deseo sexual (阳弱, Yáng ruò), impotencia (阳萎, Yáng wěi), infertilidad (不孕, Bù yùn), fatiga y falta de fuerza (疲倦乏力, Pí juàn fá lì), extremidades frías (肢冷, Zhī lěng), manos y pies fríos (手足清冷, Shǒu zú qīng lěng), un dolor frío en el pequeño abdomen (小腹冷痛, Xiǎo fù lěng tòng), micciones claras y abundantes (小便清长, Xiǎo biàn qīng zhǎng) y frecuentes (小便频数, Xiǎo biàn pín shuò), nicturia (夜尿, Yè niào), pesadez de la cabeza (头重, Tóu zhòng), ausencia de sed (无口渴, Wú kǒu kě), una cara pálida (面淡白, Miàn dàn bái), una lengua pálida (舌淡, Shé dàn), agrandada (舌胖, Shé pàng), con marcas dentales en los bordes (舌边齿印, Shé biān chǐ yìn) y con la saburra lingual blanca (舌苔白, Shé tāi bái), y un pulso profundo, lento y débil (沉迟弱脉, Chén chí ruò mài).

En la enfermedad de Raynaud, un vacío del yáng del bazo y del riñón se manifiesta con una palidez persistente de los dedos, además de entumecimiento y dolor, y una sensación de extremidades heladas. La palidez puede convertirse en enrojecimiento, o bien la piel puede continuar pálida o, incluso, volverse cianótica.

Los métodos de tratamiento (治法, Zhì fǎ) apropiados son calentar y suplementar el bazo y del riñón (温补脾肾, Wēn bǔ pí shèn) y disipar el frío y liberar el estancamiento (散寒通滞, Sàn hán tōng zhì). Podemos hacerlo modificando la decocción para un yáng armonioso (阳和汤, Yáng hé tāng).

Vacío del yīn con calor vacío  阴虚虚热  Yīn xū xū rè

Cuando el yīn está vacío, la relación yīn-yáng se desequilibra en favor de este último y, dado que el yáng representa el calor fisiológico del organismo, este desequilibrio en favor del yáng supone un calor interno patológico que en medicina china se conoce como ‘calor vacío (虚热, Xū rè)’ por el hecho de que se genera a partir de un vacío del yīn.

Un calor vacío (虚热, Xū rè) es un patrón que suele surgir a partir de enfermedades crónicas (en las enfermedades de larga duración el yīn se consume fácilmente) y en el último estadio de las enfermedades del calor -o febriles- (温病, Wēn bìng), en las que el calor lo daña. Asimismo, toda fuente de calor excesiva en el organismo consume los líquidos yīn.

Los signos generales de un calor vacío (虚热, Xū rè) son: fiebre cíclica (发热起伏不定, Fā rè qǐ fú bù dìng), calor y malestar en los cinco corazones (五心烦热, Wǔ xīn fán rè), adelgazamiento (消瘦, Xiāo shòu), garganta seca y sed (咽干口渴, Yàn gàn kǒu kě), transpiración ladrona -o nocturna- (盗汗, Dào hàn), tos seca (燥咳, Zào ké), vértigo y acufenos (眩晕耳鸣, Xuàn yūn ěr míng), insomnio y sueños abundantes (失眠多梦, Shī mián duō mèng), debilidad y dolor de lumbares y de rodillas (腰膝酸软, Yāo xī suān ruǎn), emisiones seminales (遗精, Yí jīng), una lengua roja y poco húmeda (舌红少津, Shé hóng shǎo jīn) y un pulso, básicamente, filiforme y rápido (细数脉, Xì shuò mài).

En este cuadro, la enfermedad de Raynaud se manifiesta con unas extremidades frías y pálidas, situación que se agrava durante el invierno; además, se produce un dolor lacerante en los dedos y un eritema edematoso en las manos.

Los métodos de tratamiento (治法, Zhì fǎ) apropiados son nutrir el yīn y clarificar el calor (养阴清热, Yǎng yīn qīng rè) y activar la sangre y liberar los colaterales (活血通络, Huó xuè tōng luò). Se puede hacer modificando la decocción para el eritema con tallos de madreselva (红斑和忍冬藤汤, Hóng bān hé rěn dōng téng tāng).

Vacío simultáneo del yīn y del yáng  阴阳两虚  Yīn yáng liǎng xū

El cuerpo humano es un todo orgánico impregnado por la unidad de dos opuestos, el yīn y el yáng. En la fisiología, ambos aspectos se sirven mutuamente mediante una relación de causa-efecto; en la patología, se dañan recíprocamente y, en caso de cronificarse esta situación, puede acabar produciéndose un vacío simultáneo del yīn y del yáng (阴阳两虚, Yīn yáng liǎng xū) en el que encontramos signos de un vacío de ambos aspectos que, probablemente, se alternen en sus manifestaciones. Este vacío simultáneo suele producirse en pacientes vacíos y débiles aquejados de enfermedades crónicas; y, debido al hecho de que tanto el yīn como el yáng están exhaustos, estos pacientes no resisten ni el frío ni el calor, de manera que no soportan ni el frío invernal ni el calor estival, y, consiguientemente, la enfermedad que despliegan se agrava con los cambios estacionales.

Si el yáng está vacío (阳虚, Yáng xū), pierde su capacidad de calentar, con el resultado de una falta de calor en los miembros (四肢不温, Sì zhī bù wēn) y una sensación general de frío (恶寒, Wù hán). Además, un yáng vacío no puede nutrir el espíritu del corazón (心神, Xīn shén), con lo cual el espíritu- (神气, Shén qì) -o vigor del espíritu- será deficiente y ello generará una esencia-espíritu (精神, Jīng shén) -o conciencia y reflexión- desvitalizada, una cabeza confusa (头晕, Tóu yūn) y una visión floreada (目昏, Mù hūn). Por su parte, un vacío del yīn (阴虚, Yīn xū) genera un calor vacío (虚热, Xū rè) que provoca un calor molesto en los cinco corazones (五心烦热, Wǔ xīn fán rè), una garganta y una lengua secas (咽舌干, Yàn shé gàn), un enrojecimiento de las mejillas (颧红, Quán hóng) y huesos al vapor (骨蒸, Gǔ zhēng). El pulso global que podemos encontrar será débil (弱, Ruò) y profundo (沉, Chén).

En este patrón, la enfermedad de Raynaud se expresa con episodios persistentes de una piel de las extremidades reseca, descamada, atrofiada o espesada, unas uñas de los dedos deformadas, una descalcificación de las falanges, un dolor intenso y, en los casos graves, incluso pueden producirse úlceras o gangrena en las puntas de los dedos.

Los métodos de tratamiento (治法, Zhì fǎ) procedentes son nutrir el yīn y calentar el yáng (养阴温阳, Yǎng yīn wēn yáng), suplementar el y nutrir la sangre (补气养血, Bǔ qì yǎng xuè) y transformar la estasis y liberar los colaterales (化瘀通络, Huà yū tōng luò). Puede hacerse modificando la decocción perfecta para una gran suplementación (十全大补汤, Shí quán dà bǔ tāng).

Esta entrada fue publicada en Enfermedades. Guarda el enlace permanente.